Progreso Network

Comentario, 27 de junio, Jos Algra

El precio de Nueva York colapsó jueves – viernes, cediendo 13.15 centavos en 2 días, para cerrar en 223.25, posición septiembre, que ahora es el mes principal. Miércoles el precio había subido hasta 237.10, el nivel más alto en 15 días, ante noticias de una sequía excesiva en Brasil que puede afectar los rendimientos de la próxima cosecha. Sin embargo, jueves salió el reporte semestral de FAS USDA, que pronostica un incremento de la producción de café a nivel mundial en 2022/23 con cerca de 8 millones de sacos y un superávit del mismo tamaño.

El debilitamiento del real brasileño ante el dólar (cierre 5.24182) contribuyó a la caída del precio, porque hace más atractivo para los productores y exportadores de Brasil vender más café.

Jueves el gráfico diario dio una señal de venta y podemos esperar precios bajos en los próximos días, si no se da un imprevisto.

El mercado ha cambiado de plano (posiciones futuras al mismo nivel que la posición spot) a fuertemente invertido. Diciembre está 2.20 centavos debajo de septiembre, con 221.45 y marzo 2023 otros 1.95 centavos con 219.50. El premio para embarques prontos indica que el mercado espera mayor estrechez en la oferta de café a corto plazo.

Soportes: 222.25, 219, 211.35 209.75 y 202.4. Resistencias; 231.15 (eje), 237.1, 241.75 y 256.9.

Una cosa insólita es la noticia de que los comerciantes están moviendo grandes cantidades de café de las bodegas certificadas de ICE en Amberes, Bégica a Estados Unidos. Al 31 de mayo ICE tenía 1,060,498 sacos en inventario, de los cuales el 91.5% estaba en Amberes. Viernes 24 de junio los inventarios certificados bajaron 104,837 sacos a 955,661. Casi todo este café salió de Amberes, un poco de Hamburgo / Bremen y todo este café es de origen brasileño. Brasil representaba el 51% de los inventarios certificados al 31 de mayo, Honduras el 40%. Brasil tiene un diferencial de -6 en Nueva York, Honduras está a nivel.

Lo normal es que el café va directamente del país de origen al mercado de destino. Puertos como Amberes, Hamburgo y Bremen tienen mucho inventario y mueven mucho en tránsito a otros países europeos, pero mover café de Europa a Estados Unidos es una cosa nunca vista. El costo de transporte anda normalmente por 5-6 cts/lb, pero se va a embarcar a granel, que es 50% más barato que en sacos, y los contenedores siguen escasos.

El café que se está moviendo es de Brasil, que comenzó a entregar café a la bolsa de Nueva York a finales de 2020. Con un diferencial de -6 para Brasil y un descuento por añejo, el café sale 10-15 centavos debajo del precio spot en Nueva York, un gran descuento comparado con los diferenciales FOB origen.

Pero no es solo un tema de costo y precio, también es un indicador de escasez de café arábica en Estados Unidos. Según Reuters, traders esperan que en los próximos dos meses se van a mover otros 250 mil sacos de Europa a Estados Unidos, con que los inventarios certificados se bajarían a 700 mil sacos, un nivel no visto desde agosto 1999.

No hay esperanza que los inventarios en Nueva York se van a reponer pronto. Los cafés (semi-)lavados tienen un diferencial alto ahora (Honduras HG se cotiza por ejemplo arriba de +40) y llevarlo para entrega a la bolsa cuesta mínimo 5-6 centavos.

No obstante la caída del precio jueves – viernes, se puede esperar que el precio va a seguir alto en los próximos meses, igual que los diferenciales para café arábica, particularmente arábica lavado.

FAS USA publicó sus reportes semi-anuales de Tanzania y Honduras y su balance de oferta y demanda global el pasado jueves 23 de junio. El pronóstico original para la cosecha 2021/22 en Honduras era de 6.8 millones de sacos. Esto se ajustó drásticamente a 5.4 millones, una baja de 17%, debido al exceso de lluvias, la mayor incidencia de roya y la baja de la productividad de café sembrado hace 10 años. Las exportaciones bajan 20% a 5.2 millones de sacos. Para 2022/23 se pronostica una producción de 5.9 millones en Honduras.

El balance global de oferta y demanda 2022/23 según FAS USDA va a estar en un excedente de 7.9 millones de sacos. La producción aumentará de 167.1 millones a 175 millones y el consumo de 165.2 a 167 millones.

La producción en Brasil se va a recuperar de 58.1 millones de sacos la cosecha pasada a 64.3 millones de sacos en esta, según FAS USDA. Normalmente un año de producción alta, como este, es seguido por un año bajo, pero hay fuentes que indican que Brasil está invirtiendo en aumentar el área de robusta (se quiere rebasar a Vietnam como principal productor de robusta con más de 30 millones de sacos) y de arábica también, para estar estructuralmente arriba de 40 millones.

Si no se dan sequías y heladas, podemos experar una producción de más de 70 millones de sacos en Brasil. Seguro que han analizado el aumento de la demanda en los próximos años.

En World of Coffee en Milán la semana pasada se mostró un video de una innovación en el proceso de café en Brasil. Se hace un solo corte de café cereza y después se separan maduro y verde con una selccionadora electrónica. Así sale un café (semi-)lavado de bajo costo, con que quieren competir con los cafés lavados de Centroamérica y Colombia, para aprovechar los buenos diferenciales.

Vistas: 285

Sobre

© 2022   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio