Progreso Network

Al 2014 el Perú sigue siendo el principal origen de cafés comercio justo en Europa y Estados Unidos. Este es un logro de las cooperativas, productores que se esmeran en obtener los mejores granos, gerentes que buscan los mejores precios y el equipo que asegura la calidad: desde el acopiador, el almacenero, el que procesa y por supuesto el catador. Gracias al comercio justo es posible el éxito sin precedentes de Cecovasa. Gracias a Cecovasa y los retos que plantea el comercio justo se explica la historia de Tibed Yujra Añamuro, el mejor catador del Perú.

Tibed nació el 1 de octubre de 1980 en el sector Tunkipata distrito de San Pedro de Putina Punco, provincia de Sandia en la selva de Puno.  La Gran Putina, corazón cafetalero de Puno y reserva del cooperativismo peruano. Tibed iba a llamarse Luis como su padre, o Remigio como manda el almanaque. Don Luis Yujra Enríquez, en vez de seguir la costumbre, se puso a repasar un libro de geografía y le gustó el nombre de Tíbet, le cambió una “litra” para que no lo vayan a confundir, quedando Tibed.

Don Luis y doña Eufemia Añamuro Condori tuvieron cinco hijos: Holga que es ama de casa, Zenón que trabaja en Bolivia como albañil. Rubén, estudió para profesor de Educación Primaria, pero se desempeña como técnico agropecuario, Tibed y Etna – nombre que también escogieron del libro. Etna decidió abandonar este mundo en 2008 porque su corazón no supo resolver un acertijo que le planteó la vida.

Tibed estudió en el colegio unidocente de Tunkipata. La profesora Olga Marina Ccaira tenía en total 45 alumnos de primero a sexto grado, era también Directora, Secretaria y Personal de limpieza. Tibed recuerda con cariño a su profesora. “Llegábamos temprano a la Escuela, bien peinados, con nuestras ojotas limpias, nadie usaba uniforme, todos los días empezábamos cantando el himno nacional”. Luego a las clases, en dos salones, en la pizarra a cada grado le correspondía su parte. Cada uno aprendió lo que pudo. Tíbed como buen aymará aprendió muy bien a sacar las cuentas. Lee bien y escribe a medias. Tiene lo que en Perú se llama “letra de doctor”, pero eso lo solucionan las computadoras.

Terminada la Escuela (educación primaria) pasó al Colegio (Educación secundaria) en Putina Punco, Luego al Instituto Superior Tecnológico San Juan del Oro donde se ha graduado de Técnico en Enfermería en 2001. Al no conseguir trabajo y por recomendación de un familiar en el año 2003 empezó a trabajar como acopiador de la Cooperativa San Ignacio, en el sector Pampa Grande, llegando a acopiar 6,000 quintales. La CAC San Ignacio es miembro de CECOVASA.

En 2004 Tibed pasa a trabajar como acopiador de CECOVASA, junto con David Hancco, Hermes y Kleber Ccauna. En 2005 la Central ganó por primera vez el Concurso Nacional de Calidad. En febrero de 2006, como premio, los acopiadores fueron enviados a Chiclayo a participar en el Encuentro Latinoamericano de Productores de Café Orgánico y Sostenible. Estando en Lima de regreso a Puno, los acopiadores asistieron a un taller de catación dirigido por K.C. O'Keefe. Tibed obtuvo la más alta calificación, le agarró el gusto a trabajar en el laboratorio y descubrió que tenía habilidad para el análisis organoléptico del café.

En 2007 fue enviado con tres compañeros más por CECOVASA hasta Honduras a seguir un entrenamiento en calidad en los talleres de la CCCH bajo las órdenes de Rolando Cañas. Gracias a la intervención del Sr. Ekkehard Hausler pudieron ingresar a catar cafés en las instalaciones de Becamo, en San Pedro Sula. En la CCCH trabajaron con lotes pequeños y en Becamo en la construcción de lotes de más de un contenedor.

En 2007 se consolida en CECOVASA la generación gloriosa que hizo de la Central seis veces ganadora del concurso nacional de calidad: ganaron en 2005, 2007, 2009, 2011, 2012 y 2013. En 2010 ganaron el People´s Choice Award de la Specialty Coffee Association of America.  Se ganó varios concursos convocados por Rainforest Alliance. CECOVASA puso al Perú primero, escoltado por Kenya, Ethiopía. La base de todo ha sido la cooperativa y su Programa de Café Orgánico, un departamento técnico de primer nivel, acopiadores, catadores y directivos que se creyeron capaces de ser los mejores del Perú y llevaron con éxito a nuestro país al escenario internacional. Esa generación hizo el Tunki, la insignia del café peruano de calidad.

Para los Concursos Nacionales una vez que se recibe la convocatoria, toda CECOVASA se pone en marcha. Se determinan los acopios, los días que se va a sacar la muestra, se codifican los cafés –los códigos quedan en custodia de las monjitas de Putina. Se analizan casi 200 muestras, (algunas se descartan por exceso de humedad) luego toca pilar, seleccionar, tostar, moler y catar las que siguen en carrera (más de 100). Una vez que se determinan las ganadoras se debe enviarlas para el concurso nacional. Cuando se anuncia que el Tunki es el vencedor, los directivos y ejecutivos reciben los premios los productores son condecorados. A los catadores y al departamento técnico sólo les toca y basta con la alegría de ser el equipo que una vez más dejó al resto peleando por el segundo lugar. El primero es para los quechuas y aymará de Puno. Un nuevo campeonato es una oportunidad más para ampliar las ventas al Comercio Justo, mejores precios más calidad.

Pieza clave en los triunfos es el laboratorio de Cafés Especiales Pierre Thiran, cofinanciado por la Embajada Alemana en Perú. Se inauguró en 2003, el mismo día que una agencia del Gobierno inauguró un aeropuerto en la zona de San Ignacio.  El aeropuerto sólo se utilizó con fines lícitos el día de su inauguración, en cambio el laboratorio se sigue utilizando no sólo para los concursos, sino para que puedan ir los productores a verificar la calidad, controlar la humedad, comprobar el rendimiento.

Tibed agradece a CECOVASA la formación en calidad de café dándole la oportunidad de trabajar y servirles. Se aprende a ser puntual, a coordinar, esperar el mejor momento para hablar con los directivos, a recibir instrucciones y compartirlas con los productores. En los acopios hay que recibir pronto los cafés que trajeron los socios desde muy lejos, para que tengan tiempo de hacer sus compras y regresar a sus chacras antes que anochezca.  Se aprende a tener paciencia, a esperar hasta el sueldo, a veces llega el fin de mes y no hay dinero en caja, porque se destinó para acopiar café, o no han pagado de los embarques porque la certificadora está tardando en emitir el Certificado de Transacción.

A veces llegan los productores molestos con los acopiadores, aunque las mulas tengan la culpa - les han botado la carga.  Otras veces llegan contentos piden disculpas si saben que actuaron mal, te invitan de su fiambre, reconocen por el trabajo, eso es lo bueno de la gente sencilla. Entregan su café a la Cooperativa aunque no haya dinero en caja. La cooperativa siempre paga aunque sea con demora. El acopiador antes de recibir el café, lo analiza y pesa, luego lo codifica y arruma. Después hacer el comprobante y luego reportar a la central.

CECOVASA facilita el contacto con los productores para conocer más a la gente, cómo piensan? a lidiar con sus estados de ánimo. Luego alienta la participación en los concursos de calidad. Siendo responsable del acopio en Putina Punco, Tibed ha tenido las llaves del laboratorio. Dice Tibed “llega un productor diciendo: quiero que me lo tuestes mi café. Vamos al laboratorio y mientras va calentando la tostadora conversamos, le compartimos lo que sabemos y ellos nos cuentan sus problemas con la producción, la cosecha y post cosecha”. A veces los clientes llegan a la zona de producción, a catar cafés, esta es una oportunidad valiosa para intercambiar puntos de vista, para aprender.

Los productores dicen que la Cooperativa es como la escuela, se aprende a hablar en público, a analizar balances, de calidad, para los directivos hay oportunidad de viajar a la capital para ver procesos o acompañar embarques. Siempre se acuerdan cuando vieron el mar por primera vez. Para los trabajadores, aunque el sueldo es poco, la Cooperativa también es escuela, se conoce la gente, el café. Hay oportunidad de competir, de capacitarse, de viajar, acceso a equipos, a la red de cooperativas. Esa es la Escuela de la Cooperativa, que Tibed agradece, reconoce la importancia de CECOVASA en su formación profesional. Ha recibido el apoyo de los compañeros y de los directivos, entre los que destaca don Marino Yanapa, de la CAC Inambari- El Toro-, por su buen trato al personal y la capacidad para llevar adelante los acuerdos de la asamblea.

En 2013, se da la oportunidad de viajar a Haití a por invitación de AVSF a colaborar en la formación de responsables de la calidad de las cooperativas, identificar el perfil de los cafés por regiones. Esta primera parte del trabajo ha culminado en marzo del 2015 con la Primera Edición del Concurso Nacional de Café de Calidad de Haití en el que Tibed ha sido el líder del equipo de catadores. El primer peruano experto en calidad de café que llega hasta este nivel. En la ceremonia de premiación estuvieron el Presidente de Haití, el Ministro de Agricultura y el Magistral de Cap Haitien.

El posicionamiento de CECOVASA no se explica sin el Comercio Justo. El éxito de Tibed no hubiera sido posible sin CECOVASA. Habiendo nacido en un rincón de la selva puneña, gracias a su esfuerzo, a la Cooperativa y las oportunidades que da el Comercio Justo es un experto internacional. El Comercio Justo es cooperación, superación, calidad, transparencia, autoestima… orgullo.

Vistas: 442

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Comentario de Miguel Angel Paz López el mayo 25, 2015 a las 8:35am

Hola José. Tenemos ahora una generación que está moviendo el café, sobre todo en el mercado local. Estoy siguiendo de cerca a David Torres y la generación de baristas, tostadores entre los que está José Rivera Jr. felicitaciones. A ver si en las próximas semanas sale un artículo sobre ellos. Seguimos en contacto y felicitaciones nuevamente. 

Comentario de Jose Rivera el mayo 23, 2015 a las 10:47am

excelente  historia Miguel

un claro ejemplo para los jóvenes hijos de caficultores.

un orgullo para Cecovasa

© 2017   Creada por Progreso Network.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio