Progreso Network

La Permacultura como diseño para recuperar el planeta y romper los mitos de la agricultura tradicional

Recientemente el equipo de Consejeros en Agricultura Sostenible y Permacultura (COAS) visitó la aldea de La Fe en Honduras para realizar un diplomado internacional donde se planteó la agricultura orgánica desde un punto de vista más humano y se puso sobre la mesa el término de Permacultura como una posibilidad de recuperar los suelos, el agua y el medio ambiente. De esto platicamos con el experto mexicano Eugenio Gras.

Gerardo Torres / Green Development Foundation Centro América (G.D.F. CA) / Santa Bárbara, Honduras / Mayo, 2010.

La catorceava edición del Diplomado Internacional de Agricultura Orgánica y Permacultura causo polémica, a muchos les cambio su forma de entender la agricultura y de entenderse como productores.
Muchos que creían que sabían de agricultura orgánica desaprendieron y volvieron a ordenar sus ideas, así como al mismo tiempo conocieron de la Permacultura que no es otra cosa que un diseño productivo en el que se aprovechan al máximo todas las características del paisaje.
Eugenio Gras es miembro de COAS y uno de los principales referentes de la Permacultura en América Latina y el mundo, en medio del ajetreado diplomado se dio un tiempo para una breve entrevista y dio a conocer algunas de las tantas ventajas de cambiar la forma en la que se produce.

Eugenio Gras es uno de los permacultores más reconocidos de América Latina y compartió su experiencia con los asistentes.

Permacultura
El termino viene del vocablo perma de permanente y cultura, fue desarrollado originalmente en Australia por varios expertos entre ellos David Holmgren, quien fue uno de los más influyentes maestros de Gras.
Hace casi 40 años se inició con la Permacultura y “fue una respuesta a lo que ellos vieron en aquellos momentos como un descenso energético muy importante, o sea en la disponibilidad de petróleo y como esto iba a cambiar la forma en la que los humanos nos hemos estado relacionando con la naturaleza en los últimos cien años a partir que la disponibilidad energética que el petróleo se hizo posible” comenzó diciendo el entrevistado.
“También fue una respuesta a los problemas ambientales que como humanidad estamos provocando. Realmente es un sistema de diseño que nos permite crear ambientes humanos que respeten el medio ambiente, nos facilite promover el embellecimiento del paisaje y promover la regeneración de las tierras, mejorar las productividades y vivir en armonía de lo que nos rodea” agrego Gras.
Al final de cuentas todos los seres vivos vivimos de los recursos que ofrece este planeta – menciono el experto y detalladamente expuso que - los recursos naturales más importantes para los humanos son el recurso agua y el recurso tierra, en los últimos años gracias a la revolución industrial y a la promoción de la agricultura en términos de revolución verde, esos dos recursos justamente han sido devastados completamente, 70 por ciento de las tierras arables están en el mar. Hoy gracias a los métodos de cultivo se pierde una hectárea cada 7 segundos. Entonces el patrimonio biológico de la humanidad y de los seres vivos de este plantea se está perdiendo a una velocidad impresionante.
Permacultura, asegura, vino a resolver esto con propuestas como las Keyline que son diseños hidrológicos con líneas claves desarrollados hace más de 50 años. La permacultura no solo encaja si no que resuelve la mayor parte de la problemática de la producción agropecuaria.
“En términos de agua, un sistema permacultural en Keyline te permite cosechar agua y tierra, hacer que tu tierra guarde cada vez más agua y que esa agua promueva el crecimiento de raíces cada vez más profundas. El crecimiento de estas raíces profunda significa la captura de carbono. El dióxido de carbono en la agricultura es uno de los principales promotores del cambio climático” comento Gras.
“Si se cultivara toda la tierra con los principios de Keyline y de captura de carbono regresaríamos a los niveles pre industriales de dióxido de carbono del planeta y se acabaría el cambio climático en un año. Para esto se necesita que toda la tierra sea trabajada sin voltear la tierra, sea trabajada con la nueva agricultura que no es labranza en cero, si no que es labranza subterránea, que permite sembrar maíz, trigo, avena y cebada en pradera y no hay que voltear la tierra. Es agricultura de carbono” puntualizo el expositor.

Según el experto la Permacultura es fundamental para recuperar los suelos erosionados, captar agua, mejorar el medio ambiente y eliminar el calentamiento global.

Los mitos
Eugenio Gras enfatizo en sus ponencias que la Permacultura también mandaba al suelo muchos de los mitos de la agricultura tradicional que solo han venido a arruinar la tierra y gastar los recursos, a continuación enlistamos los más destacados por el permacultor.
1. Uno de los principales mitos es voltear la tierra, se cree que así la tierra se airea se mejora y es un mito bien raro porque la gente cada año ve que sus tierra está cada vez más compactada, los agricultores ven que cada año sus tierra es llevada por el viento o por las tormentas a los ríos. Cada año se ven millones de toneladas de tierra tiñendo los ríos de café y llevándose ese suelo al mar. Cada año la tierra tiene los terrones más duros, más compactados. Ahora también se usan tractores más duros y más grandes para romper una tierra que tenemos ya años de convertirla no en suelos fértiles si no en suelo cemento.
Cuando la tierra es volteada o aireada es que ese aire oxida el carbono que tenía almacenado, al oxidarse se convierte en dióxido de carbono y el suelo se queda sin humus que fue la base de la fertilización de la agricultura durante millones de años, al oxidarse lo único que produce es calentamiento global.

2. Otro cuento es creer que las maquinas pueden construir suelo, cuando nunca lo han podido hacer. Quienes construyeron suelo en el planeta fueron las plantas y siguen siendo las plantas, entonces lo que hay que permitir es que las plantas lo construyan y lo único que hay que hacer es permitirles las condiciones para que eso funcione. Los australianos inventaron algunas máquinas para crear las condiciones a las plantas para que pudieran construir sus raíces más profundas, más vigorosas, que capturen agua. Una de estas técnicas es el arado Yeomans, nosotros lo estamos trabajando mucho.
La labranza subterránea o labrado Yeomans para cultivar sus tierras, es un mínimo impacto porque superficialmente lo único que deja es una raya de tres centímetros de ancho, todo lo demás lo deja intacto pero cultiva la tierra de abajo para arriba, descompactandola, esa cultivación se realiza en un patrón Keyline que me permite conducir el agua de manera correcta en el terreno que viene a derrumbar.

3. El tercer mito que se traen en las universidades que es la conservación de suelos. Esa conservación de suelos fue creada como una respuesta rápida a la degradación de suelos en los Estados Unidos producida por introducir la revolución verde. Esa conservación de suelos nunca tomo en cuenta que las curvas a nivel no son paralelas y que cada vez que se busca hacer una conservación de suelos en curvas a nivel se produce todo lo contrario, que es la erosión. Eso plantea bien Alfred Yeomans en su libro “Agua para todas la granjas” y ahí queda comprobado como un trabajo de conservación de suelo lo único que produce es erosión, perdida de capital, perdida de patrimonio biológico y al final uno no cosecha agua. Al final Keyline nos permite derrumbar ese mito, entender que la agricultura se debe hacer en curvas a desnivel y así puedo empezar a trabajar el desnivel que a mi conviene, que el terreno necesita para que el agua sea conducida correctamente.

La agricultura orgánica y la permacultura han demostrado su exito en muchas partes del mundo y ahora es necesario que estas practicas sean difundidas en la región centroamericana.


La agricultura orgánica y la permacultura no son inventos ni locuras de un reducido grupo, solo en Brasil ya hay 14 millones de productores usando el diseño de Permacultura actualmente, y estas prácticas llevan más de 50 años demostrando altos niveles de productividad al mismo tiempo que protección y desarrollo del medio ambiente. Gras cierra su participación con una expresión muy casual y a la vez contundente “nosotros no tenemos que convencer a nadie, y no venimos a eso, solo venimos a que nos presten un poquito de atención, que vean con sus propios ojos todas la mentiras que durante años les han venido diciendo y que se sumen a esta forma de producir que les dará mejores beneficios económicos y de salud y al mismo tiempo salvara este planeta que no la está pasando bien”.

Sobre Eugenio Gras
Eugenio Gras es Ingeniero Industrial por la Universidad ITESO Guadalajara, Jalisco, México. Es uno de los primeros Permacultores en México; con estudios de Permacultura en Australia está certificado por el Permaculture Institute en el 2005 con Bill Mollison, así como en el Rancho Melliodora con David Holmgren (creadores de la Permacultura). En 1990 montó uno de los primeros ranchos ganaderos orgánicos en México, fundó la empresa “Yogurt Orgánico”, y desde entonces ha diseñado y construido diversas casas ecológicas, ha participado en programas reforestación, ha diseñado y desarrollado proyectos sustentables. Actualmente trabaja intensamente como parte del Consejo COAS.

Vistas: 1194

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio