Progreso Network

Así tituló el semanario alemán „Die Zeit“, en su edición impresa del 29 de abril del 2015, un artículo que se ocupa de una de las soluciones al problema agudo y crucial de la humanidad: el hambre en el mundo. De acuerdo con el semanario la solución esta a la vuelta de la esquina.

El problema: La FAO estima actualmente una población mundial de 7mil millones de personas en el planeta, el 11 % de esta cifra padece hambre, encontrándose el mayor numero de personas que esta lacra en el continente asiático con 526millones de personas, en África este mal afecta a 227millones mientras que en América Latina el número asciende a 37 Millones. Para alimentar a una persona, de acuerdo con las estadisticas de la FAO, se necesitan actualmente cerca de 2.240m2 de área agrícola. Se pronostica que la producción de carne aumentara hasta el año 2050 de 250millones de toneladas actuales a 455 millones por año. Si consideramos el impacto al medioambiente, la situación es dramática: La producción de carne requiere actualmente cerca del 30 % de la superficie del planeta incluida el área necesaria para sembrar mais, soya y trigo para el alimento del ganado. A esto se le suma los efectos del gas invernadero: El ganado origina cerca de la séptima parte de estas emisiones. Así como esta la situación, la hambruna en el mundo se agudizara en la medida en que la población aumente en forma exponencial (en las próximas decadas parece que llegaremos a ser más de 10mil millones en la tierra) y las soluciones no estén a la altura de la explosión demografica. De acuerdo con el artículo, nos falta espacio, tecnología y estímulos para solucionar el problema en forma rápida.

Las soluciones: Hasta la fecha dos corrientes se han ocupado exclusivamente del tema, por un lado están los grandes conglomerados de la agroindustria (incluido la producción de transgenicos) con su credo sobre la eficiencia de las monoculturas y la producción animal en masa. En la parte opuesta encontramos a la producción orgánica que pregona una producción de acorde con el medioambiente y favorece estructuras de pequeños productores.

A estas dos corrientes se le une en los últimos años otra más (aquí empieza el tenor del artículo): empresas que estudian productos alimenticios en laboratorios. La idea no es nueva, la novedad consiste en la sistematización con la cual se está llevando a cabo. Jost Tetrick, empresario de ericano en San Francisco, ha estudiado los componentes de plantas que son similares a los componentes de un huevo. Estos componentes vegetales los ha vuelto a “combinar” sin alterar sus cualidades genéticas, únicamente uniendo ingredientes de una planta con los de otra planta a tal medida que puede reemplazar los componentes de un huevo. Es decir, él no ha inventado el huevo, lo que ha inventado es remplazar a la gallina en la producción de huevos. El mejor resultado lo obtuvo con las proteínas de las lentejas amarillas provenientes del Canadá. Para la producción de mayonesa por ejemplo mezcla estas proteínas con agua, vinagre, aceite y uno que otro condimento para obtener una mayonesa tan similar como la original con huevos, aparte del efecto lateral de ser saludable ya que en esta mayonesa esta libre de colesterina.

Las ventajas de este tipo de producción, según el semanario, son en primer lugar sus bajos costos debido a lo barato de la producción de lentejas comparada con una granja de gallinas. Y este es en si el meollo del asunto. De acuerdo con este empresario, sin estímulos economicos no es posible solucionar los problemas de hambre en el mundo, predigas morales no son suficientes para desaparecer la hambruna en la tierra. A los empresarios no le interesa que la producción de alimentos compagine con la protección del medioambiente y mucho menos las condiciones en las que son criados los animales para nuestra alimentación. Lo que si les interesa es la rentabilidad de sus inversiones.

El año pasado su firma Hampton Creek vendió cerca de 2 millones de frascos de esta mayonesa bajo la marca “Just Mayo”en las mayores cadenas de supermercados de USA, actualmente se encuentra en conversaciones con Burger King, Starbucks, Subway y Kraft para proveerlos de este tipo de productos. MacDonald's en Corea del Sur emplea a nivel nacional este tipo de “huevo”.

Firmas como la de este empresario están surgiendo en varios países del hemisferio norte, así por ejemplo en Berlin, en Londres, en Ámsterdam e incluso en Tokio. Son firmas que se dedican a la “producción” de alimentos en laboratorios haciendo nuevas combinaciones en la composición de los originales, para ello emplean sistemas de algoritmos que les permite estudiar los elementos de plantas y animales para volverlos a juntar en nuevas combinaciones.

El caso del médico holandés Mark Post con su producción de hamburguesas sin que haya sacrificado una sola vaca es un ejemplo más sobre la dirección que está tomando la producción de alimentos. El procedimiento consiste en extraer el poco de músculo de la espalda de una vaca en una intervención quirúrgica sumamente inofensiva, de los tejidos obtenidos produce tejidos musculares en incubadoras a una temperatura de 37 grados y con humedad ambiental alta. Después de semanas se obtienen las primeras fibras musculares las cuales al final se comprimen dando forma a la carne de una hamburguesa.

Todo el proceso demora únicamente tres meses. En comparación con el proceso natural de crianza de ganado que demora dos años, en este periodo de tiempo se puede haber producido bajo el sistema del médico holandés cerca de 10.000 kilos de carne. Las ventajas, según el semanario, son las siguientes: La producción de carne sin vaca requiere únicamente del 45 % de la energía que se emplea en la producción convencional de carne, consume 96 % menos cantidad de agua y se necesita 99 % menos de superficie que la producción normal.

Los inversionistas de estas nuevas tecnologías son entre otros Bill Gates (Microsoft) y Jerry Yang (Yahoo). Los unicos problemas que vislumbra el autor del artículo es la distribución y la aceptación de este tipo de alimentos por parte del consumidor, por supuesto en la medida en que se percate de los ingredientes que conforman los alimentos que consume.

Frecuentemente cuando ingreso a la pagina de Progresso veo concursos relacionados a la seguridad y soberania alimentaria, a suelos sanos para una vida sana o concursos sobre la agricultura familiar. Despues de leer este articulo "el dia del juicio final"  veo una discrepancia creciente. 

saludos

kleber

Vistas: 60

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio