Progreso Network

Dos décadas de trabajo en el norte peruano Norandino: El modelo cooperativo más exitoso del Perú y lo nuevos retos que nos plantea el mercado.

Lo que antes era CEPICAFÉ, ahora es la Cooperativa Agraria Norandino Ltda. (NORANDINO), una organización que representa a 7,000 pequeños productores de café, cacao, azúcar y muy pronto de banano, de seis regiones importantes del norte peruano. La pequeña ventana fue el Comercio Justo que luego se convirtió en una tremenda puerta, inicialmente para los pequeños productores de la sierra de Piura y ahora para miles de pequeños productores de otras regiones. La posibilidad de colocar su producción en mercados que reconocen un precio justo por el producto, fue determinante para que la organización de productores mejore paulatinamente sus condiciones de competencia. El establecer relación al inicio con importadores como GEPA de Alemania o Equal Exchange de USA, entre otros; fue una carta de presentación para la organización. Otros importadores se animaron a establecer relación comercial con NORANDINO, pues con este precedente fue posible hacer negocios sin mayores problemas. La relación se basaba en los criterios de calidad del producto y la seriedad de la organización. Actualmente NORANDINO se está convirtiendo en proveedor único de cacao para muchas empresas de prestigio de Europa y de EE.UU

El crecimiento en las ventas y la diversificación de actividades en mercados más remuneradores, y los pre-financiamientos que recibidos por parte de los importadores, permitió desarrollar algunos servicios para los socios como los créditos de sostenimiento. De esta manera se alivió el problema de las familias que anteriormente vendían por adelantado su café a precios bajos para poder comprar los alimentos o los útiles escolares. Antes poquísimas familias tenían a sus hijos cursando estudios superiores, ahora con el trabajo desarrollado por NORANDINO, cientos de familias socias de esta organización, tienen a sus hijos en las diferentes facultades de las universidades de la región, y donde muchos de ellos tienen las más altas calificaciones. Estos futuros profesionales y los que vendrán más adelante, serán los encargados de consolidar el desarrollo que el Norte del Peru requiere y que hasta hace poco nadie atendía.

La intervención de NORANDINO con el comercio justo, también ha servido para que las familias mejoren paulatinamente su sistema de producción, ya sea diversificando los ingresos agrícolas, o invirtiendo progresivamente en infraestructura para el tratamiento post cosecha. Al inicio del trabajo no había despulpadoras, tendales, centros de fermentación y secado de cacao, plantas de selección de café para la exportación, plantas de panela, etc. Actualmente la mayoría de los socios se han aprovisionado de estos equipos e infraestructuras, las mismas que a su vez les sirve para garantizar la calidad de sus productos y fortalece su relación con el mercado.

Como los anteriores, hay muchos ejemplos de los impactos de NORANDINO en el Norte del Perú. Sin embargo, en nuestro concepto uno de los mayores logros es la posibilidad del auto desarrollo que existe tras esta experiencia. El arduo trabajo de capacitación que se ha dado, con los innumerables talleres, pasantías, intercambios y sobre todo el haber hecho posible una relación sostenible con el mercado, ha servido para que las diferentes organizaciones logren prestigio y capacidad de negociar y proponer en cada zona. Por esta razón, los municipios cafetaleros y diferentes programas del Estado ahora firman acuerdos de cooperación con NORANDINO para compartir los gastos de asistencia técnica, gastos de infraestructura y se está avanzando en construir una visión común de desarrollo, lo cual se constituye en la base para la sostenibilidad del trabajo.

Después de todo el proceso de desestructuración de las organizaciones de productores en la región, uno de los pocos gremios fuertes que existen en el Norte del Peru es NORANDINO, que con el trabajo desarrollado, ha logrado un posicionamiento importante que le permite ahora negociar ante instituciones públicas y privadas, propuestas de política y de apoyo para el Norte del Peru. De esta manera esa pequeña ventana que representó el comercio justo, ha servido para que se sienten los pasos de una real propuesta de desarrollo para las familias que anteriormente nadie miraba. El Comercio Justo que tantos impactos ha logrado en la economía de nuestro país, atraviesa ahora por un contexto diferente, del cual ya he comentado oportunamente en diversos artículos.

Los estudiosos sociales deben conocer que las cooperativas agrarias en nuestro país nacieron con el apoyo del Estado, durante los años 1970 y gracias a ese apoyo duraron hasta 1990. Entonces podemos decir en el mejor de los casos, estas organizaciones tuvieron una vida de 20 años. Lo que nos enseñan en la Universidad es que una organización pasa por un periodo de nacimiento, crecimiento madurez y declive. El declive empieza justo a los 20 años. Nosotros podemos decir que ya llevamos más de 25 años en el mercado. Somos una organización que no ha tenido apoyo del estado, y justo cuando, según la teoría las organizaciones empiezan su declive, podemos decir que en esta etapa NORANDINO está experimentando una nueva fase de crecimiento que esperamos consolidar y ser por muchos años más una organización sólida y donde los dueños son los pequeños productores. Para que esto sea posible tenemos que estar muy atentos, ya que como siempre les explicamos a nuestros socios en las asambleas y capacitaciones, tenemos que conocer las nuevas tendencias del mercado, no nos podemos dar el lujo de “cerrar los ojos por un momento”, ya que es posible que cuando volvamos a abrirlos quizá la organización ya no exista; así de complicado esta ahora el mercado y nuestro trabajo.

Como ya lo indiqué anteriormente, tenemos un contexto de mercado que cada día se complica más. Recuerdo que cuando iniciamos esta experiencia de exportación durante la década de los 90, el mercado no era exigente, pese a ello nosotros tuvimos la visión desde un inicio de producir y exportar sólo productos de calidad. El envío de muestras de pre-embarque era sólo un formulismo que al inicio no lo entendíamos, ya que para nosotros no tenía sentido hacer un gasto innecesario de US 50.00 dólares por una muestra que no era representativa, ya que era sacada solamente de un saco de café. No había exigencias tampoco para los importadores, carecían de departamento de control de calidad y no existían los catadores. El café se preparaba a 23 defectos (granos de mala calidad, 01 grano negro es un defecto o 5 granos partidos son un defecto en una muestra de 300 gr.) en plantas que no contaban con seleccionadoras electrónicas y el café se seleccionaba muy rápidamente.

A partir del año 2005 (hace sólo un poco más de 10 años), los importadores empiezan a contratar a gente que habla español, contratan catadores e instalan laboratorios de control de calidad. Podemos decir que en esta etapa se inicia la profesionalización de las empresas importadoras de café. Simultáneamente, este mismo proceso se da en las organizaciones y son las cooperativas las que comienzan a capacitar a sus socios, instalan laboratorios de control de calidad, infraestructura para el tratamiento post cosecha en las zonas de producción y empieza una exigencia por la calidad que cada vez es mayor y hoy tenemos incluso los famosos “tostadores fancy” o de la tercera ola que están en la búsqueda de cafés que algunos sólo existen en “su cabeza”, pues no se pueden producir. Ahora el requerimiento mínimo de nuestros socios es café preparado a 10 defectos (antes era a 23 defectos) y con un puntaje de taza de alrededor de 82 puntos (antes no había puntaje).

Por otra parte, ahora tenemos un mercado cada vez más estricto en los controles de residuos de pesticidas (anteriormente esto no existía) tenemos mayores controles de Pesticidas, PAH (hidrocarburos poliaromáticos), Micotoxinas/OTA, Metales pesados, etc. En este momento hay a un debate en el parlamento europeo, donde se quiere reformar la ley de producción orgánica. La comisión de la UE que propone los textos de ley, sugiere poner en la norma, un valor límite de residuos de pesticidas (0,01 mg/kg). Propone que si el nivel de 0,01 es superado, el operador pierde su certificación orgánica. Por lo que una ley como ésta, podría dejar a muchas organizaciones fuera del mercado. Por lo pronto esta propuesta es rechazada por el sector productor y las certificadoras, pero en la práctica es algo que ya se viene aplicando. Muchas de nuestras organizaciones han sido suspendidas por haberles encontrado residuos de pesticidas. Tenemos el ejemplo de Tumbes que por haberse encontrado pesticidas en los bananos quedó bloqueado el acceso al mercado de toda una región y con miles de productores perjudicados. El sector bananero en nuestro país tuvo un apogeo mas o menos hasta el año 2012, porque Peru era un pais que ofrecía seguridad, después de todos los problemas que se presentaron, podemos decir que ahora los importadores de banano nos miran de la misma manera que miran a otros países y el sector bananero atraviesa por una crisis, pero no por la falta de mercado, el mercado esta ahi, es por falta de seguridad o desconfianza de los compradores. Según un importador, lo que él compra en primer lugar es seguridad, en segundo lugar son documentos (certificado orgánico, de comercio justo, GLOBAL GAB, HCCP, etc.) y en tercer lugar está la calidad. La presencia de residuos de pesticidas es una de las principales amenazas que tienen los pequeños productores para poder permanecer en el mercado, pero ¿qué se puede hacer cuando tenemos un Estado y sus técnicos que promueven el uso de pesticidas en forma indiscriminada?. Otra de las amenazas es el cambio climático, hace dos años fue el problema de la roya que afecto al 75 % del área cafetalera nacional y este año, por primera vez, en todo el tiempo que llevamos en café, el café de la parte intermedia no sirvió para exportar y todo fue destinado al mercado local.

Entonces tenemos diferentes retos que cada día son más crecientes en todos los productos. Tenemos retos de inocuidad y de residuos químicos, de calidad, de cambio climático, etc. Estas son las tendencias en el mercado, ésta es la realidad bajo la cual trabajamos y si queremos ser competitivos y mantenernos, no nos queda otra alternativa que adecuarnos a esta tendencia y tomar muy en serio esta realidad, ya que lo de lo contrario no podremos ser competitivos y nos quedaremos fuera del mercado. Entonces como dice el refrán “en guerra avisada no muere gente”, y si mueren es por patriotas. Y no estamos hablando del futuro, esto ya lo estamos viviendo ahora, muchas de las organizaciones de productores han sido suspendidas por parte de las certificadoras por haber encontrado químicos en sus productos. Tenemos el caso de la quinua, de los pequeños productores de banano de Tumbes que los sacaron del mercado y que ahora están tratando de regresar, pero que les ponen miles de obstáculos.

En este momento tenemos cooperativas de café, que tienen café orgánico en destino y que no les emiten los certificados de transacción organica o TC o tienen cafe en almacén que no puede embarcar, porque la certificadoras encontró químicos en muestras de hojas y tallos que obtuvo en el campo. Es por eso que la única alternativa que tienen los productores para ser competitivos y ser sostenibles en el mercado es seguir trabajando de una manera seria y consolidar organizaciones grandes y fuertes, que tengan la capacidad de afrontar estos nuevos retos que nos plantea ahora el mercado y lo que seguramente se vendrán en el futuro. Tal como lo he planteado en diferentes Eventos, tenemos muchos riesgos en el mercado ahora y una cooperativa muy pequeña definitivamente no es sostenible. Debemos estar conscientes de esta problemática, teniendo en cuenta que nuestra principal fortaleza es que somos los pequeños productores los que estamos en capacidad de producir de manera orgánica, sostenible sin contaminar el medio ambiente. No olvidemos que también hay una tendencia a una alimentación sana, esa tendencia crece poco a poco en el mundo. Entonces, si bien hay obstáculos y debilidades, aprovechemos de las fortalezas que también son fuertes y que debe impulsarnos a seguir luchando por mejores condiciones de vida y por una producción más rentable que permita mejorar la economía de miles de familias ubicadas en zonas rurales y que siguen siendo excluidas por los gobiernos de turno.

LAS ORGANIZACIONES DE PRODUCTORES QUE PUEDAN OFRECER SEGURIDAD, TRAZABILIDAD Y CALIDAD SON LAS QUE SE QUEDARAN EN EL MERCADO.

( * )Gerente Comercial de COOP NORANDINO
Director de Cooperativas sin Fronteras
Director del SPP

 

Vistas: 33

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Comentario de Juan César Cabrejos Becerra el febrero 19, 2017 a las 9:22am

Entre 1998 y el 2005 trabajé en la redacción del Diario La República en la ciudad de Piura y como periodista he sido testigo directo de los esfuerzos de miles de cafetaleros piuranos que con titanica paciencia impulsaron el cultivo del café. Incluso incursaron en la producción de panela. Mis felicitacionen por los logros alcanzados hasta hoy.

Un abrazo para todos los campesinos cafetaleros  del Perú y del mundo.

Atte.

Juan César Cabrejos Becerra

Productor de la Rotativa Regional Lambayeque

RPP Noticias

Av. Elvira García N° 580 Urb. Los Parques -Chiclayo

Cel #948 275 377  

juancesarcabrejos@gmail.com

juancesarcabrejos@hotmail.com

juancabrejos@hotmail.com

Facebook / Juan César Cabrejos Becerra

Twiter @juancabrejosbec

© 2017   Creada por Progreso Network.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio