Progreso Network

Revista Gerencia
Estrategia Empresarial / Roberto M. Samayoa
Marzo 2010


Compromiso ambiental, calidad y responsabilidad señala la III Conferencia Mundial del Café.

Una enorme manta vinílica desplegada en forma cóncava y que simula una taza domina el escenario de este evento mundial y hace que los expositores se vean minúsculos. Lo único que compite en tamaño es la audiencia: 1,491 participantes provenientes de 77 países. Es un público heterogéneo que representa la diversidad de la cadena reproductiva del café: pequeños productores, investigadores, ambientalistas, comercializadores, representantes estatales y grandes productores. Es difícil imaginar que suceda lo mismo con una actividad como la minería o el azúcar. El ambiente sugiere que todos los asistentes hubieran sido invitados a tomar café.


Los involucrados en la producción de esta bebida convergieron para examinar y buscar elementos que ayuden a hacer de éste, un proceso sostenible. De esa cuenta, el evento convocado por la Organización Internacional del Café –OIC-, y organizado por la cincuentenaria Asociación Nacional del Café –Anacafé-, titulado “Café para el futuro: hacia un sector cafetero sostenible”, se organizó en cuatro ejes temáticos: economía de la producción, economía de la demanda, sostenibilidad ambiental y sostenibilidad social.


La producción mundial de café atravesó por una crisis que comenzó a cambiar hacia finales del año 2004. En ese período muchos productores no pudieron cubrir sus costos de producción y siguieron produciendo café por falta de otras opciones. Además, se acentuó la pobreza, algunos productores abandonaron sus fincas y migraron hacia las ciudades y aumentó el desempleo. Según un documento de la OIC los ingresos de los países productores que procedían del café disminuyeron en más de 50%, lo que supuso pérdidas globales por más de US$30 mil millones.


Considerando que el comportamiento del precio del café es cíclico, Christian Rasch, presidente del comité organizador de la Conferencia, señala que se debería promover la función público privada, incrementar los aportes públicos para infraestructura y brindar capacitación sobre las formas para acceder al crédito y para mejorar los programas de negociación.

Los expositores que hablaron sobre la sostenibilidad de la producción coinciden en que se debe promover la investigación científica, comenzar programas de competitividad y de certificación y renovar cafetales envejecidos. Max Quirín, miembro de Anacafé, señala que para hacer sostenible la producción se debe optar por seleccionar variedades que garanticen la satisfacción de la demanda de cafés de calidad. Además se debe promover al café especial como un producto que ha sido seleccionado de forma delicada. Esto implica que se deben estrechar los esfuerzos y la cooperación entre todos los involucrados en la cadena reproductiva del café.

Otras propuestas hablan de facilitar el acceso a la tierra a nuevos caficultores y utilizar de forma eficiente los fertilizantes lo cual podría implicar disminuir el uso de fertilizantes químicos y aumentar el uso de fertilizantes orgánicos. Probablemente la propuesta más controversial fue la presentada por Carlos Brando, director de P&A, International Marketing de Brasil, quien señala que es un mito que la selección del café deba hacerse solamente de forma manual y sólo del café cereza –grano rojo-.

Brando señala que si se corta el grano en proceso de maduración, también puede aprovecharse para vender un café de menor calidad ya que no todo el mercado mundial está interesado en comprar café de primera calidad. Además, Brando apuesta porque se haga una selección mecánica del café, con lo cual aumenta en 500 el volumen de recolección por persona. Esto ayuda a que los cortadores de café, que por lo general son temporales, reciban una paga mejor y mejoren sus condiciones de vida. Según indica, en Brasil los cortadores están comprando sus herramientas de corte. Aclaró que este tipo de selección no es aplicable para cafés de alta calidad e invitó a “no eliminar algo que no se ha probado”.

Producto de gran consumo
La demanda de café ha aumentado en los últimos diez años un promedio de 2,5% anual. En los países productores aumentó un 3,8%; en los de consumo emergente se ha incrementado un 5%, pero el consumo de los mercados tradicionales como Estados Unidos de América, Japón y Europa, se ha estancado hasta en un 0,9%.

¿Qué es lo que busca el consumidor de cafés de calidad? Dantes Hurtado, de Sara Lee, Brasil, indica que el consumidor quiere saber cuál es el impacto ambiental del producto que está consumiendo, cuál es el origen, el desarrollo de las comunidades originarias del café, quiere tomar un café que tenga un carácter ético y que sea una marca reconocida y certificada por lo que incluso acepta pequeños incrementos en el precio.

Solamente Sara Lee está vendiendo actualmente 40 mil toneladas de café certificado lo cual muestra que esta es una oportunidad de mercado en crecimiento. En Guatemala tanto como en el resto de países productores existen diversos sellos de certificación, entre los que se encuentras UTZ Certified Solidaridad, Rainforest Alliance, C4 Association, Woods y Starbucks. Sin embargo, uno de los inconvenientes de los cuales se quejan los productores es que la mayor parte del costo de la certificación cae sobre ellos y no sobre toda la cadena.

En el caso del mercado de Estados Unidos, en donde se han vendido US$141 mil millones, se ha mantenido el consumo de café a pesar de la crisis económica e incluso ha aumentado el precio de la taza de café. En 2009 se duplicaron las ventas de café expreso y aumentaron las de café mezclado. De igual manera ha aumentado, aunque poco, el consumo de café tostado y molido ya que se está consumiendo más café en los hogares. Estados Unidos es el principal comprador de café guatemalteco.

Japón es el tercer importador de café a nivel mundial. Actualmente se vende un promedio de 3,4 kilos anuales por persona y se ha aumentado tanto el consumo de café tostado como de molido. En Japón hay también un buen mercado para el café orgánico y certificado. Según la OIC, Japón posee potencial de crecimiento. Guatemala cuenta con buenas posibilidades de incrementar su exportación de cafés especiales.

¿Cómo se determina si un café es de calidad?
Ric Rhinehart, jefe ejecutivo de la Asociación Estadounidense de Cafés de Calidad, dice que un café especial comienza con un grano de calidad, que además se debe captar al consumidor a nivel intelectual, de experiencia y se debe ofrecer un valor más alto. El café debe distinguirse y ser diferente de otros por su origen, por la coherencia de los mensajes de toda la cadena. Rhinehart afirma que “el café de calidad aumentará si convencemos al consumidor que el producto posee valor intrínseco”.

Una de las posibilidades es promover la diferenciación y denominación de origen del café lo que ya se ha comenzado a hacer con el “café Antigua”. Según Daniele Giovanucci, cofundador del Comité de Evaluación de la Sostenibilidad, “Anacafé es la perfecta metáfora para la diferenciación”. Señala que de trabajarse bien la diferenciación de las actuales regiones, lo cual implicaría elevar las normas de producción y los estándares en la cadena de suministros, se estima que un productor de “café Antigua” podría tener ingresos anuales hasta de US$23 mil.

Sin embargo, en este punto también puede haber dificultades ya que Estados Unidos está aumentando su demanda de cafés especiales, y en Centroamérica y México hay una tendencia a la baja de la producción de este tipo de café con lo que habrá de déficit en el suministro. Las perspectivas de aumento de este tipo de café no son buenas, según Rhinehart, ya que gran parte de los costos de producción están vinculados con el transporte y el fertilizante, y éstos pueden aumentar lo cual obligaría a los productores a subir sus precios. Además, los productores se encuentran cada vez más a merced de los efectos del cambio climático.

Efectos naturales
El cambio climático no es un problema que vendrá sino que ya está presente. El aumento de la temperatura y la variación en los ciclos y en la cantidad de las lluvias está afectando a los países productores, en muchos de los cuales la floración de las plantas se ha adelantado hasta cinco meses y en una misma plantación se encuentran plantas en floración mientras que otras están siendo cosechadas. Frente a este problema se están promoviendo acciones inmediatas, algunas de las cuales se han aplicado en Guatemala desde hace algunos años. Por ejemplo en Brasil se promueve la creación de sistemas agroforestales para la sombra del café, ya que el sembrar árboles en las plantaciones incrementa la captación de carbono, que ya de por sí, se dan en las plantaciones de café.

Se propone también mejorar la gestión del agua y la fertilidad del suelo, y compartir información sobre cambio climático bajo la premisa que para una verdadera sostenibilidad “es la tierra la que cuenta, y no la cosecha misma”, afirma Eduardo Delgado, coordinador de Estudios de Cambio Climático de Embrapa, Informática Agropecuaria. De igual manera se menciona que conservar la biodiversidad es una parte importante y un reto a largo plazo de la producción del cultivo.

Apoyo Social
Otro reto grande de la caficultura es proporcionar soluciones que impacten a las comunidades y que las empoderen, sobre todo a las mujeres y a los jóvenes. Se cuestionó por qué la OIC todavía no tiene desagregadas las estadísticas por género, teniendo en cuenta que la participación de las mujeres en la producción de café atraviesa todas las fases y que la participación de las mujeres en actividades de la OIC “debería ser un tema común y no algo extraño”, señaló una productora nicaragüense en la asamblea. Para asegurar la sostenibilidad social se debe apoyar la investigación, incorporar la gestión del riesgo, desarrollar mercados y construir capacidades locales, señala Krishna Rau, presidente de la Junta del café de la India.

Andrea Illy, Presidente de Illycafé, hizo énfasis en un aspecto más emocional y dijo que para asegurar la sostenibilidad del sector cafetero hay que “aumentar el placer y disminuir el temor” que explica como visualizar lo que quiere el consumidor, dando más información a los consumidores. Sin duda, los miles de productores de café en Guatemala, Vietnam, Uganda o Brasil estarán ahora convencidos de la afirmación con la que Néstor Osorio terminó el encuentro: “hay futuro pa

Vistas: 395

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Comentario de oscar roberto el abril 26, 2013 a las 4:02pm

Comentario de oscar roberto el abril 26, 2013 a las 4:01pm

Comentario de oscar Sandoval Peña el agosto 11, 2010 a las 3:50pm
Muy de acuerdo con producir y vender cafes de calidad, sin embargo hay un limitado nicho de mercado que valora los esfuerzos de los productores para producir cafes de alta calidad sobre todo en taza, excepto algunos paises como EE.UU y Japòn que estàn demandando microlotes de cafes de calidad y con precios diferenciales por calidad.

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio