Progreso Network

BALANCE DE UNA CRISIS. El café: entre aromas, conflictos y desprecios

Lunes, 26 de Agosto del 2013          
BALANCE DE UNA CRISIS. El café: entre aromas, conflictos y desprecios

 

Escribe: Lorenzo Castillo

Gerente de la Junta Nacional del Café 

 

El reciente conflicto de los cafetaleros puso en evidencia la crisis causada por una plaga de la roya del café, ante la cual el gobierno adoptó medidas para apoyar a los productores, lo que dio lugar a ataques que aquí comenta un experto.

La última semana los productores de café fueron el centro de la noticia, al cerrar las carreteras de acceso a la selva central, desde Tarma hasta Satipo. Luego, al suscribirse un acuerdo de atención a parte de sus demandas, les llovió un huayco de calificativos, además de cuestionamientos al gobierno por prometer la compra de la onerosa deuda que los caficultores tienen con las entidades financieras.

¿Por qué el gobierno, con fondos de todos los peruanos, les compra la deuda a inversionistas (cafetaleros) privados? Analistas y comentaristas de la televisión, como también algunos diarios, se hicieron esa pregunta y calificaron de grave error semejante medida. Reclamaron, inclusive, que el gobierno debió ser más enérgico con los manifestantes. En el fondo, sugerían bala y muertos para imponer autoridad.

El café es el producto líder en las agroexportaciones peruanas y constituye un sector desarrollado sin créditos ni recursos públicos. En las 425 mil hectáreas en las que se cultiva se han invertido 2,550 millones de dólares, a razón de 6 mil dólares por hectárea, por 170 mil familias de pequeños productores, con un promedio de 2,5 hectáreas por familia.

El valor de las exportaciones de café sumó 5,595 millones de dólares en los 10 últimos años, sin contar ni con el 10% de aporte del Estado en la promoción que brinda a otros cultivos, principalmente los “no tradicionales”.

En torno al café se mueve la economía rural en 60 provincias y 320 distritos del país. Contribuye con 70 millones de jornales al año solo en la etapa productiva y cosecha, a lo cual se debe sumar 30 millones de jornales en la cadena de servicios colaterales.

¿CON QUÉ LO SUSTITUIMOS?

Un analista económico de la televisión señaló que si no es rentable el cultivo del café, los productores deberían optar por otro cultivo, y dejar de pedir regalos al Estado. La propuesta parece inducir que la mejor opción que tienen estas familias es dedicarse, en zonas agrestes, sin carreteras, al único cultivo ciertamente rentable, como es la coca. Con criterio rentista y mercantilista tienen razón ¿Esa es la salida que proponen?

Cuando quiebran los bancos privados, por culpa de los banqueros, el Estado corre a poner y regalarles miles de millones de soles de todos los peruanos. Esta medida motiva aplausos y parabienes de estos analistas y editorialistas, pero cuando se trata de pequeños empresarios o agricultores, que se revienten.

El Estado tiene una deuda enorme a los cafetaleros, acumulada durante décadas, por la generación de empleo y el aporte de tantas divisas. En los últimos años han sido maltratdos de forma abusiva.

Se les niega el acceso al draw back para la producción y exportación de cafés con valor agregado, como son los cafés especiales certificados, beneficio que tienen las agroexportaciones denominadas “no tradicionales”.

¿Por qué solo un grupo de empresarios, situados preferentemente en la costa central, reciben apoyo, y se desincentiva el esfuerzo de pobres, que enfrentan la economía ilícita y la violencia en el corredor de selva alta?

EXITOS Y FUTURO PROMISORIO

El mercado internacional registra una demanda creciente del café peruano, al constatar la sustantiva mejora de la calidad del grano aromático en nuestro país, que comienza en la finca, y no en la industria.

De 4% de familias organizadas en cooperativas en 1996, ahora superan el 38%, a pesar del castigo que aplicaba el Estado. Se cuenta con el 38% de las plantaciones en producción con certificación orgánica, amigable de las aves, sostenibles y el sector practica el comercio justo. Este esfuerzo debe ser premiado y no castigado.

Entonces, si los cafetaleros recibieran similar trato que otros cultivos y exportaciones agropecuarias, más peruanos disfrutaremos del aroma de nuestros mejores cafés que se producen en diez regiones cafetaleras. Este es el desafío que tenemos por delante.

 

Fuente:

La Primera 

http://www.laprimeraperu.pe/online/especial/el-cafe-entre-aromas-co...

Vistas: 75

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Sobre

© 2020   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio