Progreso Network

Las micotoxinas son venenos producidos por mohos de hongos comunes. Los ejemplos más conocidos son aflatoxinas, producidas por Aspergillus, que son de interés actual porque contaminan muchas clases de alimentos almacenados, incluso manís (cacahuates), yuca, maíz y chile (ají). Las aflatoxinas afectan la salud de la gente y de los animales y son  cancerígenos poderosos si se consume lo suficiente. Como muchos venenos exitosos, las aflatoxinas son invisibles y sin sabor, entonces son difíciles de manejar.

La otra semana, estuve en Chuquisaca, Bolivia, con Paul y Marcella de Agro-Insight, haciendo un video para agricultores sobre cómo manejar mohos y reducir la contaminación de los alimentos. Felizmente, parte de la solución es el uso de tecnología apropiada.

El primer paso es reconocer a los mohos. Parecen un polvo verdusco oscuro, que crece entre la piel roja del maní y la capa blanca de la cáscara. La agricultora Dora Campos explica que antes, la gente de su comunidad, Achiras, no daba importancia a los mohos, diciendo simplemente que  las vainas estaban podridas. Los agricultores rescataban los manís malos, dándoles de comer a sus chanchos o gallinas, y algunas personas hasta comían los granos podridos. Gracias a lo que han aprendido en los últimos años, ahora los comuneros saben enterrar los granos podridos.

Aspergillus sobrevive en la materia orgánica del suelo, al alcance de las vainas de maní, por ejemplo. Antonio Medina nos mostró cómo él secaba sus vainas en un toldo al cosecharlas, para evitar que el moho las contamine. Eso ayuda a mantener a los manís limpios y secos. Como la mayoría de los hongos, el Aspergillus necesita agua para vivir.

Don Antonio nos muestra cómo los agricultores escogen todos los manís cosechados, después de secarlos, cuando las vainas son más limpias y es más fácil ver las malas. Los agricultores revisan toda su cosecha, una vaina a la vez, descartando las vainas malas o descoloridas. Toma tiempo, pero es una técnica que los campesinos pueden usar para producir un producto de alta calidad, trabajando en forma consciente.

El Ing. Edwin Mariscal está probando un simple secador solar con varias familias. El Ing. Mariscal nos presenta a Santiago Gutiérrez, que ha construido uno de los secadores: una tarima de palos como una mesa, cubierto de una hoja de plástico fuerte y resistente al sol. El Ing. Mariscal ha trabajado con secadores parecidos en el campo, con agricultores, durante varios años. Los secadores empezaron como una versión metálica para secar duraznos, pero la experiencia mostró que los secadores funcionaban igual si se hacían de palos cortados en la zona.

Don Santiago, y su esposa Emiliana, explican que el secador funciona bien bonito. Los manís secan hasta en la lluvia. La familia también lo usa para secar maíz y ají, para evitar aflatoxina en ellos.

Se puede mantener los alimentos libres de las aflatoxinas letales siguiendo unos principios sencillos, como cosechar a tiempo (no muy tarde, o el Aspergillus tendrá más tiempo para entrar a las vainas). No secar el producto en el suelo. Evitar que entre la lluvia al producto y saque las piezas podridas. Almacene en un lugar seco y fresco, no en el piso.

Agradecimiento

La Fundación Valles nos proporcionó información para este artículo, y apoyó nuestra filmación en el campo. Este video ha sido financiado por Programa Colaborativo de Investigación de Cultivos (CCRP) de la McKnight Foundation.

Para ver la video

El manejo de aflatoxinas en maní durante el secado  y en el almacen...

Puede inscribirse para el D-group en Access Agriculture para recibir alertas sobre nuevos videos www.accessagriculture.org.

 

Vistas: 60

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

© 2017   Creada por Progreso Network.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio