Progreso Network

Esta es la historia de una joven organización cacaotera, a través de las palabras de uno de sus socios. APACOA, una joven organización cacaotera fue una de las ganadoras del  Premio Proclimate

Cuando Anderson Piñan Rodríguez, socio de la Asociación de Productores Agrarios Cordillera Azul de Aucayacu (APACOA), ubicada en la región de Huánuco, revisó las bases del Concurso Proclimate de Progreso Network, no lo dudo y decidió postular. Se buscaba en 43 países las “Mejores prácticas de pequeños productores en adaptación y mitigación al cambio climático”. A Piñan se le vino de inmediato a la mente, el proyecto de bio-fertilizantes para el tratamiento de los residuos orgánicos en los campos de cacao. Este pequeño productor había asistido en el 2010 al diplomado de Agricultura Orgánica dictado por el colombiano Jairo Restrepo, integrante del Consejo de Agricultura Sostenible y Permacultura (COAS). Anderson Piñan postuló sin decirle a nadie. Llenó el cuestionario de ocho preguntas y esperó.

A fines de octubre, Anderson Piñan recibió una llamada: APACOA ganó. “Cuando me enteré fui a contarle a la gente de la asociación y no me creyeron. Yo incluso pensé que podía ser una trampa”, narra Piñan sonriendo. El 29 de octubre viajó a Piura para recoger un cheque por 2, 500 dólares americanos, se lo entregaron en una premiación celebrada en el local del Colegio de Ingenieros de Piura. Para APACOA esun logro importante, el primero de todos.

¿Cómo enfrenta el cambio climático APACOA?

La Asociación de Productores Agrarios Cordillera Azul de Aucayacu está integrada por 22 familias. Poseen en total 42 hectáreas. Producen un cacao de calidad gracias a la producción de su propio abono orgánico. Anderson Piñan trabaja además para el Instituto de Cultivos Tropicales (ICT), esta experiencia unida a lo aprendido en el diplomado de Agricultura Orgánica, le permitieron pensar en una salida ecológica, efectiva y de bajo presupuesto. Solo había que juntar dos elementos: el estiércol de vaca y el mucílago del cacao. Antes de 2010, estos dos productos eran desperdiciados. “El estiércol solía botarse y creaba malos olores. El metano generado por la descomposición producía co2, lo mismo pasaba con el mucílago. Esto contribuía al calentamiento global. Se nos ocurrió mezclar el estiércol de vaca fresco con el mucílago del cacao, pusimos a fermentar por 18 días la mezcla en unas mangas o tanques de plástico. Y esto decidimos utilizarlo como bio-fertilizante”, explica Anderson Piñan.

Este bio-fertilizante, que aprovecha los residuos orgánicos que dañan el medio ambiente, es utilizado en los campos de APACOA desde el 2010. Se trata de un abono “bueno y barato”, que solo requiere como inversión el gasto en plásticos (pagan dos soles por el metro). El cacao de APACOA llega en la actualidad a España, Alemania y USA. Sus clientes reconocen que la asociación produce un cacao limpio y libre de impurezas. Desde hace dos años, cada socio de APACOA prepara el abono orgánico que su campo necesita, Piñan los capacitó. Y esta experiencia exitosa ha sido absorbida, además, por las cooperativas Pumahuasi, Monzón y Pueblo Nuevo, organizaciones que hoy demandan los conocimientos de la joven asociación

“El fondo no se toca”

Los socios de APACOA quieren crecer. Son una asociación cacaotera nueva que apunta a generar un fondo propio, ahorros que les permitan independizarse y exportar como una organización independiente. Los 2,500 dólares que han ganado son, por lo tanto, intocables. Este dinero ha ido directamente a engordar el fondo, que alimentan cada mes con un aporte pequeño de las ganancias de sus asociados. La buena noticia es que otros agricultores quieren sumarse a este proyecto que ha empezado su recorrido con el pie derecho.


Vistas: 226

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio