Progreso Network

Acuerdo Nacional para la Competitividad de la Caficultura Peruana

Lunes, 02 de Diciembre del 2013

Acuerdo Nacional para la Competitividad de la Caficultura Peruana

El sector agropecuario atraviesa hoy por una profunda crisis estructural, de carácter económico, social y competitivo, por responsabilidad de los distintos gobiernos que durante los últimos 30 años dirigieron los destinos del país, cuyas decisiones políticas en el plano económico y social fueron discriminatorias y de exclusión de la pequeña y mediana agricultura, constituida por el 90% de las familias del agro peruano.

Los bajos rendimientos por hectárea en casi todos los cultivos son cosecha evidente de la ausencia de políticas y programas de innovación tecnológica. Se suma a esta conducta el bloqueo a la institucionalidad autónoma de las organizaciones de productores y ausencia de apoyo estructurado a la asociatividad de los agricultores, evidenciando escasa voluntad de concertación público - privada con las organizaciones de la pequeña agricultura.

En la actividad cafetalera se repiten con mayor impacto estos problemas. La reciente crisis del café peruano no  se debe sólo a la presencia de  plagas y enfermedades, como hoy se  viene enfocando desde el Ministerio de Agricultura, sino a políticas gubernamentales carentes de enfoques estratégicos, como falta de capacidades y competencias para enfrentar adecuadamente los retos estructurales y problemas de la caficultura peruana.   

La combinación de baja productividad por hectárea, incremento constante de costos de producción, creciente inseguridad social debido a la economía ilícita, oscilación de precios internacionales, son factores que no se enfrentan con discursos y promesas incumplidas. 

A pesar de estos entornos adversos, Perú muestra en el café importantes avances, gracias al esfuerzo de los productores, como evidencia el reporte del IV CENAGRO, al registrar 425 mil hectáreas en el 2012, contra 202 mil en el año1994. Contamos con 155 mil hectáreas de cafés especializados certificados -36% del parque cafetalero – convirtiéndonos en líderes mundiales en  la oferta de cafés con valor agregado.

Hace 20 años que el café es cultivo líder de las exportaciones agropecuarias, genera más de 60 millones de jornales anuales, y contribuye a la preservación del medioambiente. No hay en todo el corredor de la Selva Alta mejor cultivo alternativo a la economía ilícita.   

Con la productividad promedio por hectárea - que durante 40 años oscila entre 550 y 900 kilos – y los precios que no cubren costos de producción, Perú no tiene futuro competitivo en el cultivo del café. Por eso ahora, miles de productores están sustituyendo el café por otros cultivos como cítricos, piña, y plátano, esperanzados que con el cambio del cultivo les irá mejor. Otros, felizmente pocos, optan por la coca.   

 

NUESTROS RETOS

Frente a esta dramática realidad agraria y cafetalera, los productores estamos obligados a emprender, con responsabilidad familiar, asociativa y gremial, emprendimientos innovadores para hacer de la agricultura, en nuestro caso de la caficultura peruana, una oportunidad de trabajo digno, de paz y desarrollo inclusivo, asociado a factores de competitividad y sostenibilidad social y ambiental.

En  este propósito, los delegados participantes en el IV Congreso Nacional Cafetalero, realizado en Pichanaki, capital cafetalera de Selva Central, nos comprometemos a  trabajar y luchar por la implementación de un ACUERDO NACIONAL PARA LA COMPETITIVIDAD DE LA CAFICULTURA PERUANA, con la participación de todos los actores de la cadena del café (productores, comercializadores, tostadores, gobierno (local, regional y nacional), entidades de innovación, cooperación internacional)

En el marco del Acuerdo Nacional para la Competitividad de la Caficultura Peruana, se trabajará para superar y resolver los problemas vinculados a los aspectos siguientes:

1. Transformación productiva del café, asociada a la preservación de la biodiversidad y seguridad alimentaria, que garantice productividad, calidad y rentabilidad del cultivo, a fin lograr una vida digna para las familias cafetaleras. 

2. Innovación, tecnología y extensión cafetalera, al alcance de todos los productores, que aseguren buenas prácticas agrícolas, valor agregado al   café, y mitigación del cambio climático.

3. Formalización de la propiedad, es una acción  inmediata que corresponde a gobiernos locales, regionales y gobierno central, a fin de brindar seguridad jurídica a las familias cafetaleras, y acceso al crédito agrario. 

4. Fondo Cafetalero para inversiones de capitalización agraria y cafetalera, a generarse mediante fondos de fidecomiso, recursos del Programa AGROPERU, y mecanismos parafiscales destinados a garantizar asistencia técnica cafetalera.

5. Promoción y consolidación de mercados. En un mercado internacional cada vez más competitivo, debe concertarse una política de promoción del café peruano, accediendo y consolidando mercados globales y especializados, recogiendo características de origen regional.

6. Desarrollo del mercado interno, mediante incentivos a la industria nacional del café, y la aplicación de aranceles a la importación de cafés de baja calidad.   

7. Incentivo a la asociatividad de la agricultura familiar, a fin de usar instrumentos de economía de escala en la provisión de servicios, y en el acceso a diversos mercados.

8.  La institucionalidad autónoma, propositiva y sostenible de los agricultores y cafetaleros  es condición indispensable para una adecuada y fructífera concertación público-privada, y garantía para que los planes estratégicos alcancen los objetivos y metas propuestos entre todos los actores de la cadena de valor.

9. La reestructuración del Ministerio de Agricultura, y modificación de las formas de gestión gubernamental en todos los niveles de gobierno es una condición indispensable para democratizar la gestión pública, recuperar credibilidad de la ciudadanía, y sobre todo ganar eficiencia en los servicios y atención a los agricultores y campesinos.

10.  Inversión social promotora, a través de infraestructura de comunicaciones, servicios de calidad en salud, y educación especializada para la actividad agropecuaria, requieren implementarse con urgencia, para reducir costos de producción y transacción.  

 

NUESTRO COMPROMISO.   Los productores cafetaleros asistentes al IV Congreso Nacional Cafetalero nos comprometemos impulsar el Acuerdo Nacional para la Competitividad de la Caficultura Peruana, en todo el país, para lo cual asumimos el compromiso de luchar por su implementación en el más corto plazo.

Pichanaki, Noviembre de 2013

 

(Con el ruego de su publicación)
Secretaría de Prensa
Junta Nacional del Café

http://juntadelcafe.org.pe/noticias/acuerdo-nacional-para-la-compet...

Vistas: 113

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio