Progreso Network

El Cuento dle Café .. segunda parte. Comentarios sobre el artículo editado el dia de ayer en el semanrio Die Zeit - El Tiempo       El dia de ayer comparti con Uds. una  publicación  en el semanrio…

El Cuento dle Café .. segunda parte.

Comentarios sobre el artículo editado el dia de ayer en el semanrio Die Zeit - El Tiempo

 

 

 

El dia de ayer comparti con Uds. una  publicación  en el semanrio aleman Die Zeit sobre “El cuento del café”. Este artículo es una critica bastante fuerte al movimiento del comercio justo y a los peligros que afronta actualmente. Para entender en parte la trascendecia de esta publicacion deseo entregarles algunas informaciones sobre el semanario que lo imprimio. Die Zeit o el Tiempo en español es una semanario fundado en el año 1946, es de tendencia social liberal, sus editores son el ex canciller alemán Helmut Schmidt del partido social democrata y tiene entre sus directores al ex ministro de cultura de  Michael Neumann. En él edita la crema y nata del periodismo alemán, es un semaniro bastante reconocido por su tradicion democratica, es decir por aceptar la controversia en sus publicaciones y por ser parte esencial en la formación de opinión en este país reflejando al mismo tiempo el pulso de la sociedad.  No es cualquier periodico el que ha asumido esta critica a los actores del comercio justo y quizas no sea el unico medio que se una  a esta corriente.

 

Es un problema de credibilidad

Lo mas  interesante de todo esto es saber que es lo que ha pasado, que se ha visto en los metodos de certificacion y  metodos de comunicacion que obligan a ver mas a fondo lo que hay atras de cada sistema. Haciendo memoria, recuerdo que a inicios del año pasado comente en un articulo sobre los problemas que habian surgido en torno a la certificacion de productos con sellos de calidad y a los escandalos originados por la facilidad con que estos sitemas eran burlados. Posterior a esto sucedio otro escandalo cuando una certificadora de produccion organica cayo en el ojo de la tormenta por la forma tan negligente de realizar los controles. Estos escandalos se sucedieron uno tras otro y su eco publicitario en los medios de comunicación fue minando poco a poco la confianza en los sellos y sus respectivos sistemas de certificación. Teniamos entonces  la primera grieta al fundamento principal de toda certificadora y el sistema respectivo: crear e inspirar confianza  y credibilidad en el  sello que promueve. En este marco de escandalos sobre la credibilidad de certificadoras y sellos de calidad  FLO tiene la idea de aflojar los criterios, suavizarlos para poder tener mayores volumentes de venta dejando siempre al publico consumidor con la idea de la eficiencia del comercio justo en la lucha contra la pobreza. En un ambiente de adversion sobre sellos y certificadoras se le ocurre a FLO  dejar de ser consecuente con los propios ideales. En un ambiente de adversion a sistemas la solucion no puede ser otro sello. Se tiene que recobrar la confianza en el sistema.

La  imagen que se  vende

Siempre durante mis viajes a las organisaciones de productores he tenido la suerte de llevar a alemanes comprometidos con el comercio justo. Muchos de ellos querian ver y constatar en carne propia cual era el impacto  del comercio justo en los respectivos paises a los que visitamos. Para poder comprender porque es importante esta vivencia in situ de los consumidores les quiero contar una pequeña historia: cuando trabaja como representante de ventas de una empresa del comercio justo, el motivo de muchos  consumidores era la idea fija de saber que con el sobreprecio que pagan por los productos las condiciones de vida de los productores se mejora en forma acelerada. Esa imagen es la que se tiene y esa imagen  se siempre se ha querido tener: paga mas para que otra persona en otra parte de mundo pueda vivir mejor. Si yo compro casi toda una vida productos del comercio justo,. Entonces los productores deben de vivir en las mejores condiciones del mundo. Empredimos nuestro viaje a Bolivia, el programa nos llevo por Sapecho, un lugar bastante retirado, con un nivel de pobreza bastante indignante para la raza humana, para ese entonces los socios de la cooperativa – dicho sea de paso esta cooperativa le vendia desde hace años unicamente al comercio justo – vivian en chozas, con una habitacion para toda la familia – de por si numerosa – sin agua y sin desague, carente de energia electrica, la sra duena de la casa a duras penas nos respondia nuestras preguntas. La resignacion, frustración y sobre todo la decepción  de los que me acompañaban era tal que muchos calleron en estado de depresión. Como podia ser posible que despues de tantos años de comprar el producto de este productor  a su cooperativa, esta familia no haya superado tal nivel de pobreza, que se ha hecho durante todos estos años y que imagen es la que se vende en alemania sobre los productores. En la mayoria de los casos la realidad de los productores no coincide con la imagen que se vende y si esto se hace en forma premeditada, estamos hablando entonces de estafa, la cual esta empezando a salir a la luz. Y parece que ese es uno de los principales problemas del comercio justo a la cual hemos contribuido todos: organisaciones,productores,  importadores, consumidores: la imagen que se vende no se ajusta a la realidad ni en los mas minimo. El economicismo del comercio justo nos sugiere que eEl pagar mas dinero o  un premio extra genera desarrollo o induce  necesariamente a él. Eso es falso:  el dinero no hace el desarrollo, ni mucho menos los sistemas, ni tampoco los sellos ni las certificadoras. Quien es responsable del propio desarrollo? Fair Trade? Los importadores de comercio justo?  

 

El articulo cae en lo  mismo que critica

 

Continuo en los proximos dias

 

Saludos y buen fin de semana, como siempre a titulo personal

 

Vistas: 123

Comentario

¡Tienes que ser miembro de Progreso Network para agregar comentarios!

Únete a Progreso Network

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio