Progreso Network

Comentario, 17 abr Jos Algra

El precio de la bolsa de Nueva York sigue moviéndose en la banda de 138.5-145, con soportes en 137.5/138.5, 132.5 y 130 y resistencias en 145, 146.6, 148.7, 155.5 y 161.5. El jueves cerró con una ligera alza en 141.25. Igual que hace 15 días el hecho que el piso haya aguantado todo este tiempo y la poca volatilidad puede ser interpretado como un buen momento para despegar de nuevo.

El cuadro técnico se ve mejor que hace 2 semanas y los indicadores a corto plazo indican una señal de compra que se parece estar formando también en el gráfico diario. El interés abierto ha aumentado considerablemente y más si lo comparamos con febrero, cuando se inició el declive y bajamos al rango de ahora: con casi 38,500 contratos a más de 207 mil y unos 44,500 a más de 244 mil, si incluimos las opciones. Aparte de los spreads, que tienen un movimiento cíclico aumentando con el cambio de la posición, el aumento se da sobre todo por las posiciones largas de los comerciales, lo que indica que los tostadores han estado fijando, mientras los productores y exportadores están a la espera de un aumento del precio. esto fortalece el piso actual.

Café no les hará falta. La GCA reporta que los inventarios de café en Estados Unidos han subido 279 mil sacos a 6.7 millones en marzo, un nivel no alcanzado desde abril 1994. Se estima que los inventarios en los países consumidores suman cerca de 31 millones de sacos.

Están saliendo algunas noticias que habrá mucho grano vano o flotadores en Brasil, debido a la falta de lluvia durante la fase de llenado de los granos. Como resultado la producción bajará más de 20% comparado con la cosecha pasada. Otros opinan que, si bien se da, no es representativo y que el impacto será limitado.

Según una entrevista con Carlos Mero de Rabobank la cosecha 2018 en Brasil tiene potencial para producir un volumen “monstruoso”. Después de la cosecha récord de más de 43 millones de sacos de arábigo en 2016, muchas plantaciones descansan este año, para repuntar en 2018, lo que pondrá bajo presión el precio. Sin embargo, advierte que cualquier fenómeno climático (heladas, sequías) tendrá un fuerte impacto sobre el precio.

La superficie en el este del Pacífico tropical se está calentando y se mueve hacia el oeste, lo que contribuye a las fuertes lluvias en la costa de Sudamérica. Sin embargo, a probabilidad que vuelva El Niño es limitada (50%) y si es que se da, sería de agosto en adelante y no tendría mucho impacto.

Otro fenómeno en que fijarse es el ciclo solar, que es de 11 años. 2018-2020 es un período de actividad solar mínima e históricamente la posibilidad de una helada en Brasil aumenta en esta fase del ciclo. D Desde 1900 solo 2 períodos mínimos solares se han escapado de las heladas en Brasil: 1920 y 2008. A esto se agrega la corriente de chorro (jet stream), que tiene un ciclo de 18 años y que puede traer aire frío a Brasil. Y, para terminar, las aguas del Atlántico en el sur de Brasil están bajando de temperatura y causarán un clima más frío.

Vistas: 202

© 2017   Creada por Progreso Network.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio