Progreso Network

Comentario, 5 de abr, Jos Algra

El precio de café en la bolsa de Nueva York sigue sumamente volátil. 25-26 de marzo superó los 130 centavos, para luego colapsar y perder 10-15 centavos. El viernes mayo bajó 4.45 centavos y cerró en 114.90.

La alta volatilidad del precio se refleja en lo ancho de la Banda de Bollinger, somo se muestra el el gráfico diario abajo, y refleja la falta de rumbo del mercado. De por si nunca se sabe en que dirección se va el precio con certeza, pero menos en estos tiempos tan inciertos. Los indicadores técnicos dan una ligera inclinación por una baja del precio, tanto en lo inmediato como a 20 y 50 días de plazo.

El cambio de la posición es el 22 de abril.

Soportes: 113.8, 105, 102.5, 98 y 87.6. Resistencias: 122.5, 127.5, 130 y 135.

Uno de los factores importantes en la baja del precio es el tipo cambio del real ante el dólar que alcanzó un récord el viernes de 5.3225. Existe una gran preocupación por la economía de Brasil y se teme que el Producto Interno Bruto podría caer hasta en un 6%. Como consecuencia los brasileños siguen vendiendo café. Se pensaba que ya se había vendido casi toda la cosecha actual, pero como siempre, hay café guardado que sale al mercadeo en estos momentos para aprovechar la oportunidad. Se reporta también buenos volúmenes de venta para 2020/21 y 2021/22.

El Interés Abierto en la bolsa ha bajado de un promedio de casi 300 mil contratos en febrero a 240 mil ahora y el volumen diario de un promedio de 80 mil a unos 40 mil ahora, que se puede interpretar como una señal de falta de orientación en el mercado.

Los exportadores están haciendo lo posible para facilitar las exportaciones, pero enfrentan crecientemente problemas con la logística. La cantidad de contenedores se está disminuyendo y las navieras están bajando la frecuencia con que los barcos cubren las diferentes rutas ante la merma del comercio a nivel mundial.

Se espera que el pico en la cantidad de contagios por coronavirus va a coincidir con el centro de cosecha en Brasil y puede afectar la mano de obra en las zonas donde se sigue cosechando a mano. El estado de Sao Paulo declaró una cuarentena de 15 días el martes pasado.

Vietnam ha declarado una cuarentena de 15 días. La cosecha de café ya ha terminado, las actividades productivas como la agricultura siguen siendo permitidas, pero se anticipa problemas con la logística de exportación, igual que en Brasil, tanto en el transporte de las zonas de producción al puerto como en los embarques. Las exportaciones del primer trimestre sumaron 7.3 millones de sacos, 8% menos que el primer trimestre 2019.

Desde Colombia se reporta que el flujo físico del café se ha mermado en un 80% y la mitaca no ha comenzado todavía. La producción de café en marzo bajó 12% a 806 mil sacos y las exportaciones mermaron 21% a 903 mil sacos. Autoridades locales comenzaron a repartir carnés a los recolectores para facilitar el movimiento de la mano de obra que se necesita para levantar la cosecha.

Honduras extiende la cuarentena hasta el 12 de abril. Aunque las actividades relacionadas con el café están exentas, autoridades locales están imponiendo restricciones que puede causar retrasos en los embarques. Las exportaciones cayeron un 7% interanual a 750 mil sacos en marzo.

Difícil conseguir café en Guatemala, se habla de productores reteniendo café, esperando mejores tiempos. Perú extiende el encierre hasta el 13 de abril. La cosecha está comenzando en partes del país, pero el café no puede ser transportado.

Los inventarios certificados de la bolsa de Nueva York han caído debajo de 2 millones de sacos por primera vez en 2 años, 510 mil sacos menos que hace 1 año (a propósito, 90% de este café está en bodegas en Europa y 82% solo en Amberes). Comerciantes han estado comprando para poder surtir a los tostadores.

En Estados Unidos, ahora el país más golpeado por el coronavirus, se incluye el café en la lista de infraestructura crítica reporta National Coffee Association, por lo que los tostadores y comerciantes pueden seguir operando. Sin embargo, es evidente la reducción del consumo de café en cafeterías, restaurantes, etc. En algunos países esto representa hasta el 30-40% del consumo de café. Al otro lado se habla de un aumento del consumo en casa, aunque sin dar números, porque en la mayoría de los países la pandemia apenas tiene unas semanas de haber llegado.

Difícil predecir cómo vamos a terminar este año, ¿con un déficit porque no se va a poder recolectar todo el café o con un excedente porque se disminuye la demanda? Hay una cosa que el coronavirus no ha podido cambiar en las reglas básicas del mercado: si no sube baja.

Vistas: 227

Sobre

© 2020   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio