Progreso Network

Comentario, 28 de feb, Jos Algra

Por fin el precio de la bolsa de Nueva York rompió primero el eje y luego el techo de la banda en que se mantenía desde mediados de noviembre, entró al territorio de los 130. El rally comenzó el 16 de febrero, alcanzando un máximo de 140.45 centavos y desde el lunes 22 los gráficos marcaron que el mercado estaba sobrecomprado. Viernes el precio cayó debajo del límite de sobrecompra y cerró en 137.50. Es un nivel de precios no visto en 14 meses.

Aunque no perfecta, parece que se está formando una bandera. Una bandera comienza con un fuerte rally del precio, con mucho volumen, seguido por un movimiento lateral de consolidación, para luego continuar con el rally. Lunes 22 el aumento del precio fue considerable con 5.80 centavos, pero no exagerado y el volumen tampoco; el aumento inicial del precio forma el asta de la bandera y el volumen tiene que dar fuerza al alza. Vamos a ver en los próximos días si se confirma la bandera y si sigue subiendo el precio.

Arriba de las resistencia de 140.5 y142.5, es territorio desconocido, que el mercado no ha explorado desde hace 4 años y es posible que el nivel de precio actual resulta ser el techo por lo pronto. Mucho dependerá de las noticas de Brasil sobre el tiempo y las perspectivas para el tamaños de la cosecha 2021/22. El ancho de la banda de bollinger, 118.14-139.60, indica una fuerte volatilidad del precio, que en pocos días puede bajar al piso de 118.

Soportes: 125, 120-121, 118.8, 116.4 y 115.6. Resistencias: 140.5  y 142.5.

La posición neta larga de los fondos aumentó de 19,454 contratos hace una quincena a 35,426 la semana pasada, según mostró el Commitment of Traders Report el viernes. Esto representa una compra virtual de un equivalente de 4.5 millones de sacos, lo que le da un fuerte respaldo al aumento del precio. La posición corta de los comerciantes aumentó en la misma proporción, indicando que productores y exportadores parecen haber aprovechado los buenos precios para fijar contratos con ese mismo volumen.

El aumento del precio se dio no obstante la devaluación del real de Brasil ante el dólar, que cerró la semana en 5.60, contra 5.38 la semana anterior. Normalmente, cundo se devalua el real, se aumentan las ventas de exportación y se baja el precio de café en Nueva York. Quiere decir que los productores y exportadores de Brasil ya no tienen mucho apetito para seguir vendiendo grandes volúmenes en este momento.

Hay temor de que la inflación va a aumentar y los fondos están cambiando sus inversiones a bonos y a materias primas. Los bonos porque se espera un aumento de las tasa de interés y las materias primas porque tienen un valor real que respalda el precio. El Continuous Commodity Index (una canasta de 17 materias primas) ha estado subiendo desde principios de año, aunque jueves y viernes bajó. El Standard & Poor 500 y el Dow Jones (índices de acciones industriales) están bajando.

Los inventarios certificados de la bolsa de Nueva York aumentaron 150 mil sacos en febrero a 1.8 millones. 44.9% del café proviene de Honduras, 43.9% de Brasil. En el anterior blog se ha explicado cómo entender la importancia de estas cifras en el marco histórico y actual: http://progresonetwork.ning.com/group/analisisprecioscafe/forum/top...

Los inventarios certificados de Londres suman 2.4 millones de sacos. Los stock de café verde según la GCA subieron 51 mil sacos en enero y suman 5.8 millones de sacos. En Europa hay problemas con la información sobre los inventarios en varios puertos y desde marzo 2020 no se ha publicado ningún dato.

Según el reporte diario de Cecafé, Brasil exportó 2.2 millones de sacos al 26 de febrero, contra 3.2 millones en enero y 3 millones en febrero 2020. Son datos provisionales, siempre se ajustan luego hacia arriba y febrero es un mes corto, pero el volumen es muy reducido y eso da soporte al aumento del precio.

Salieron más noticias esta semana que son favorables para el aumento del precio de café. Rabobank Bajó su pronóstico para la producción de arábigo en Brasil en 2021/22 de 37.2 a 36 millones de sacos, es una baja de 26.5% comparado con los 49 millones de esta cosecha. Robusta lo mantiene en 20 millones para un total de 57.2 millones de sacos. El balance de oferta y demanda a nivel mundial cambia de un excedente de 10.5 millones en 2020/21 a un déficit de 2.6 millones en 2021/22. El consumo bajó 2.5 millones de sacos a 162.1 millones en 2019/20, pero se recupera a 164 millones en esta cosecha y a 167.1 millones de sacos en 2021/22.

Algunos analistas pintan un panoramos mucho más dramárico. Judy Ganes ya hizo 2 recorridos por Brasil y sus hallzgos han sido divulgados ampliamente en entrevistas y videos. Ganes no presenta un pronóstico de cosecha de todo el país, sino se limita a ilustrar lo que ha encontrado en las zonas que ha visitado. https://www.jganesconsulting.com/

Hemos presentado el análisis de Neil Rosser en el blog del 7 de diciembre: http://progresonetwork.ning.com/group/analisisprecioscafe/forum/top....  Rosser se basa en un recorrido de 13 mil iklómetros por 3,100 sitios que hizo su colega Gilmar da Silva Lobo de Bison Luxley de Inglaterra. En una entrevista reciente con Bloomberg, habla de una reducción de la producción de arábigo de más de 40% a entre 28.7 y 30.5 millones de sacos en 2021/22, contra 52.5 millones en esta cosecha. Las perspectivas para robusta las ve favorables, pronosticando una producción de entre 22.3 y 23.7 millones de sacos, pero no de la misma calidad que esta cosecha.

Hay consenso que la producción de arábigo va a bajar mucho en 2021/22, pero los pronósticos varían de 25 hasta 39 millones de sacos, contra un rango de 46.1-52.5 millones en 2020/21. Se espera una buena cosecha de robusta en la mayoría de los casos, pero también con un rango muy amplio en los pronósticos de 13.4 hasta 23.7 millones de sacos.

Hay también algunos comentarios de que no solo la cosecha 2021/22 sale afectada por la sequía de septiembre a noviembre del año pasado, sino también la de 2022/23. No solo el desarrollo de los granos para la cosecha ha tenido problemas, sino también la mata como tal y su capacidad de producir en la siguiente cosecha.

En algunos artículos han salido comentarios sobre la probabilidad de que se da una helada en Brasil este año. El argumento es que la probabilidad de una helada en Brasil está ligada a los ciclos solares y este año se está iniciando el nuevo ciclo solar no. 25. Después de la última helada de 1994, la producción en Brasil cayó 35-40% a 17-18 millones de sacos; el promedio andaba por 28-29 millones de sacos en esos años, la mitad de lo que se produce ahora.

COVID-19 ha acentuado los problemas que ya se estaban dando en el comercio y en el financiamiento del negocio. Varias empresas comerciales grandes han tenido que cerrar o tienen fuertes problemas, como Armajaro, ED&F Man / Volcafé y COEX. Bancos importantes en el negocio como ABN-AMRO, Crédit Agricole, BNP Paribas, ING, Rabobank y Société Générale, todos se están retirando parcial o totalmente de las materias primas. Han habido muchos fraudes, sobre todo en el sector energético, y las autoridades están restringiendo el financiamiento por los casos de lavado de dinero y el vínculo con el narcotráfico.

Esto va a generar problemas de liquidez en el negocio de café, que ya está afectando también a organizaciones de pequeños productores, los últimos y más débiles en la cadena de suministro. La restricción del financiamiento también se va a sentir en las bolsas de Nueva York y Londres. En Nueva York el volumen de contratos bajó de 15 millones de contratos en 2019 (equivalente a 25 veces la producción mundial anual) a 12.5 millones (21 veces la producción) en 2020. Puede haber sido en parte por el impacto de COVID-19, pero se espera que van a haber menos fondos para la especulación y una menor volatilidad en el precio de café, al no ser de que se de una helada en Brasil.

Vistas: 354

Sobre

© 2021   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio