Progreso Network

Comentario, 5 nov Jos Algra

¿Cuántas veces más vamos a ver este yoyo en el precio de Nueva York? Sube 2-3 días y luego baja 2-3 días en una banda estrecha de 122-128 centavos. El viernes tocó una baja de nuevo y el mercado cerró en 123.95. Diciembre sigue el mes con más movimiento, pero pronto los fondos van a empezar a rolear sus posiciones a marzo, antes del First Notice Day el 21 de noviembre.

Soportes: 122.1, 119.1 y 111. Resistencias: 125.9, 128, 130, 134, 137.5, 143.25 y 147.25.

Los fondos han ampliado su posición corta neta a 46,469 contratos este martes, contra una posición neta larga de 58,960 contratos el 8 de noviembre 2016, cuando el precio de Nueva York alcanzó cerca de 180 centavos, para luego iniciar este declive. Representa una venta neta de 105,429 contratos, equivalente a 29.9 millones de sacos, como que en 1 año se ofrecieron 185 millones de sacos, contra una demanda de 155 millones. Y no vemos fin a esta situación.

Todavía existe la expectativa de una super cosecha en Brasil de 60 millones de sacos, porque ha llovido, aunque el primer pronóstico de verdad lo vamos a ver hasta mediados de enero. Vietnam inició la cosecha y se espera que se va a recuperar a 28-29 millones de sacos. Colombia con 14.5 millones de sacos ha alcanzado el segundo nivel más alto en su historia, tiene 4 ciclos aumentar el volumen y va a seguir creciendo, igual que Honduras, el resto de Centroamérica, México, etc.

El único país de peso donde hay dudas en cuanto a producción y exportaciones es Indonesia. Terminó su cosecha y hay que esperar hasta abril-mayo, cuando inicia la nueva. Las exportaciones de Sumatra, la principal isla productora, sufrieron un bajón de 71% en comparación con 2016, a 180 mil sacos. Todo café que llega al mercado lo compran los tostadores locales y los precios locales son muy altos, igual que los diferenciales.

Datos preliminares de CECAFE muestran que Brasil en octubre ha exportado 2.6 millones de sacos, contra 3.4 millones en octubre 2016, una reducción de 21%. En septiembre también bajó 25% en comparación con 2016 y 11% en comparación con agosto, lo cual se adjudica no sólo a la reducción de la oferta de café arábigo, sino también a los bajos precios actuales. Esta baja sorprende, porque normalmente los meses de septiembre y octubre son de mayor volumen de exportación.

Influye también la falta de dragado en el puerto de Santos, que obliga a reducir el número de contenedores por barco, y la reducción de la capacidad de transporte de Brasil al norte de Europa por las principales navieras, hasta en un 20%, lo que podría bajar la cantidad de contenedores hasta en 20 mil al mes.

Colombia corre el riesgo de perder su buen nombre de exportador confiable, debido a los múltiples problemas que tiene con los embarques: retrasos de cosecha importante por el tiempo, bloqueos frecuentes de las carreteras y ahora la falta de sacos de exportación. Las fuertes lluvias de agosto a octubre afectaron la floración en ciertas regiones, lo que va a afectar la mitaca, que comienza en mayo-junio. Cooperandes, la cooperativa cafetalera más grande del país, ha comenzado a acopiar y apartar café en la cosecha principal de ahora, para poder cumplir con sus compromisos en 2018. Está pagando un premio de 40 mil pesos por carga (125 kg) arriba del precio de referencia de la federación, para convencer a los productores de entregar su café.

Colombia está rehabilitando cafetales en las zonas afectadas por décadas de violencia, a raíz de los acuerdos de paz firmados por las FARC. La meta de crecer a 20 millones de sacos en 2020, la ajustaron a 18 millones en 2024, que parece más realista. Para alcanzar la meta se tiene que ampliar el área de 900 mil a 1 millón de hectáreas y renovar 100 mil hectáreas al año. Parte del café será robusta en zonas bajas.

El cultivo de café y cacao se promueven también como alternativa de la coca, que en buena parte abarca las mismas zonas. Desde que se paró el programa de fumigación aérea, por el temor de que genera cáncer, la producción de coca ha aumentado en un 50%. Colombia y Naciones Unidas quieren intensificar el programa. Los productores recibirán asistencia técnica y subsidio durante 4 años, hasta establecer los cultivos. La pregunta es si luego de terminar los subsidios, los productores van a seguir con café y cacao, o regresar a la coca. Uno de los principales problemas es la mala infraestructura del país y más en las zonas del conflicto que están muy aisladas; el transporte del café sale muy complicado y costoso.

Vistas: 137

Sobre

© 2017   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio