Progreso Network

Comentario, 14 de abr Jos Algra

Nos mojamos los dedos de los pies esta semana en el agua fría del rango de los 80s con una baja a 89.35 centavos en la bolsa de Nueva York. De nuevo es un nivel no visto desde hace muchos años, en este caso desde finales de septiembre 2005. El miedo es ser empujado a dar un chapuzón, para sumergir al otro lado de la piscina en 80 centavos. El precio de la posición mayo, que está por desaparecer, cerró en 90.40, julio en 92.95.

Como he mencionado en el blog del 31 de marzo, sigue aumentando la presión sobre el precio a como nos vamos acercando al First Notice Day para el contrato posición mayo, lunes 22 de abril, y que en la práctica ya es este jueves 18, por estar cerrada la bolsa viernes santo. Ya el límite sicológico ha cambiado de 100 a 90 centavos, con la amenaza de bajar otros 10 puntos a 80 centavos.

Soportes: 90, 84.5 y 80. Resistencias: 93.5, 95.6, 98, 101, 105 y 110.

El golpe más fuerte de la semana fue jueves 11 de abril, con una baja de 4 centavos, pero no por la presión de fijación antes del First Notice Day, sino por la venta de cortos de parte de los fondos. Los fondos habían reducido su posición neta corta la semana anterior con más de 6 mil contratos, pero volvieron a la carga, aumentando la apuesta a una mayor baja del precio.

Los mercados financieros han tenido un sentimiento negativo, debido a las crecientes tensiones entre Estados Unidos y la Unión Europea. El presidente Trump amenaza con nuevos aumentos de aranceles sobre productos “simbólicos” europeos, como el queso holandés, si la Unión Europea no baja el subsidio a Airbus. Boeing está en problemas desde que se cayeron 2 aviones B737 MAX nuevos en Indonesia y Etiopía y ha tenido que reducir la producción de dicho modelo de 52 a 42 aviones al mes.

El Fondo Monetario Internacional FMI ha reducido su pronóstico de crecimiento económico global a 3.9% en 2019, el porcentaje más bajo desde la crisis financiera en 2009. Estados Unidos ha reducido su pronóstico de crecimiento de 2.9% en 2018 a 2.3% en 2019.

Cada vez que se ajusta un pronóstico de cosecha de Brasil, se ajusta hacia arriba, aumentando así la presión sobre el precio. Esta quincena lo hicieron Safras & Mercado (2018/19 de 63.7 a 64.1 millones de sacos y la cosecha 2019/20 “baja” a 58.9 millones) y IBGE (2019/20 de 53.4 a 53.9 millones). CONAB publicará su segundo pronóstico de cosecha 2019/20 el 16 de mayo.

Se reporta pocas ventas en físico en Brasil, pero las ventas ya se hicieron en meses pasados. Las exportaciones de marzo estuvieron con 3.1 millones de sacos de nuevo arriba las del año pasado, con 16% y el acumulado de la cosecha de julio a marzo es 30.9 millones, 30% más que los 23.7 millones en marzo 2018. El dólar cerró el viernes ante el real de Brasil en BRL 3.88, después de haber rozado los 4 hace 15 días. Todo este flujo de café está llenando las bodegas en los países consumidores.

La estimación de la producción de café en Vietnam en 2018/19 se ha ajustado hacia abajo a 29.5 millones de sacos, 3.4% menos que en 2017/18, debido a rendimiento menores de los esperados. Las exportaciones en febrero bajaron 31% comparado con hace un año a 1.7 millones y las de febrero 11% a 2.7 millones, pero el total acumulado de octubre a febrero es 0.6% más con 14.4 millones de sacos.

La producción de Indonesia en 2018/19 quedará en 10.2 millones de sacos se espera, una reducción de 5.6% comparado con 2017/18. USDA en su último reporte todavía reportaba de un aumento a 12 millones de sacos y el ministerio de agricultura habla de 12.2 millones en 2019. Las exportaciones de abril 2018 a febrero 2019 totalizaron 3.75 millones de sacos, 36% menos que la cosecha anterior a la misma fecha. Indonesia inicia su cosecha en abril.

En Colombia la situación sigue tensa. El bloqueo de las carreteras se ha levantado, pero no hay un acuerdo todavía entre el gobierno y los grupos indígenas, y para el 25 de abril se ha anunciado una gran marcha nacional por parte de los productores de café. La mitaka tiene que comenzar todavía.

El gobierno ha destinado unos 55 millones de dólares para un nuevo programa de apoyo al precio del productor. Cuando el precio baja de 715 mil pesos por carga de 125 kilos pergamino (83-84 cts/lb), los productores reciben una ayuda de 30 mil pesos por carga. Los productores argumentan que la ayuda es insuficiente, porque el costo promedio en 2019 es 782 mil pesos. Además, se estima que se va a agitar en septiembre-octubre.

En general el negocio está muy quieto, productores y exportadores no se animan con estos precios y los diferenciales se están poniendo más firmes, pero los compradores no quieren pagarlos. La cosecha en Centroamérica ha terminado prácticamente, Honduras ha de tener café guardado todavía, pero no oferta mucho a estos precios. Toda la región, incluyendo México, ha bajado las exportaciones 8.8 % a 7.1 millones de sacos a febrero, comparado con 7.8 millones el año pasado. Las exportaciones de Honduras a marzo suman 2.9 millones de sacos, 13.5% menos que en marzo 2018.

La OIC ha aumentado su estimación del excedente de la cosecha 2017/18 de 3.3 a 4.2 millones de sacos y el pronóstico 2018/19 de 2.3 a 3.1 millones, 168 millones de producción y 165 millones de consumo. Sobrarán 1.7 millones de sacos más, para un total de 7.3 millones, sobre 2 cosechas; otro factor que pesa sobre el precio del café.

La solución parece venir de Asia, donde el consumo ha crecido 15% en 2018 y donde se espera un aumento de 4.4% a 36.9 millones en 2019. El crecimiento es mucho mayor que el promedio mundial de 2.2%, pero la base sigue relativamente pequeña comparada con los mercados de consumo tradicionales. Si es la solución, será a mediano, largo plazo.

Suiza eliminará a finales de 2022 una vieja ley que requiere que 15 empresas como Nestlé guarden un inventario estratégico de 15,300 toneladas (255 mil sacos), equivalente a 3 meses de consumo doméstico. La ley es producto de las 2 guerras mundiales del siglo pasado, cuando el café se hizo un producto escaso en toda Europa y en Estados Unidos, lo que dio origen a la creación de la OIC y luego al sistema de cuotas, para regular la distribución y el precio, eliminada en 1989, cuando existían grandes inventarios en los países productores. Con estos precios muchos quisieran restablecer el sistema de cuotas.

Las organizaciones cafetaleras, reunidas en la feria anual de cafés especiales SCA en Boston en este momento, aprovecharon la ocasión, para llamar la atención de la industria del café y del público en general sobre la actual crisis del precio que afecta 25 millones de familias en todo el mundo. Las organizaciones de CLAC se declararon de luto, llevando una cinta negra, por los productores que tienen que abandonar el campo y migrar, tener que sacar los niños de la escuela, los problemas de nutrición y de salud, etc.

Vamos a ver si la industria vence el temor al agua fría de intervenir en el mercado libre, se sensibiliza y asume su responsabilidad, pagando el costo de una producción sostenible de café en vez de pedir más certificaciones, trazabilidad, etc. para convencer al consumidor.

Vistas: 194

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio