Progreso Network

Comentario, 23 sep Jos Algra

La seca en Brasil, que fue la principal causa del rally del 5 al 15 de septiembre en que el precio de café ganó 15 puntos, se va a acabar parece. Algunos pronósticos de tiempo indican que podría caer hasta 80 mm de lluvia en varias regiones cafetaleras de Brasil al final de la semana que entra. Y como siempre, se aplica la ley de Newton: todo lo que sube baja. Terminamos la quincena en 134.45

Soportes: 132.5, 126.75, 122.5 y 119.1. Resistencias:  137, 143.25 y 147.25.

El piso de 126.75 parece bastante sólido y el de 132.50 ha aguantado hasta el momento. Las resistencias arriba de 140 parecen difíciles de vencer. El rally de ahora vino con más ímpetu que el aumento de julio, pero se abortó más rápido. Los analistas no están seguros cómo explicar e interpretar la caída del precio esta semana, la mayoría se mostró sorprendida.

Después de 4 semanas de agregar cortos, los fondos redujeron su posición neta corta en 13,100 contratos a 19,273 al 19 de septiembre, iniciando una inversión de la tendencia del precio hacia arriba, pero ese mismo día se pará el ascenso y el precio se desplomó.

Los comerciantes aumentaron sus posiciones cortas por fijaciones de origen; la fuerte reducción de sus posiciones largas en combinación con la reducción del interés abierto, indica que los tostadores han estado a la espera y no han dado soporte a este rally.

La Fed (banco central de Estados Unidos) dijo que no va tocar la tasa de interés ahora, pero más adelante en el año sí. También anunció que va a dejar de inyectar dinero en la economía, comprando deudas, un programa lanzado a raíz de la crisis financiera, para estimular la recuperación económica. Las deudas en el balance de la Fed han subido a 4.5 billones de dólares (4.5 con 11 ceros).

La terminación del programa va a aumentar las tasas de interés en Estados Unidos y fortalecerá el dólar, lo que a su vez pesará sobre los precios de las materias primas. La mera idea de que prestar dinero ya no va a ser casi gratis alarmó al sector financiero, adicto al Quantitative Easing, como se llama el programa, y el valor del dólar subió. El alza del dólar contribuyó a la caída del precio de café y de las materias primas en general.

Europa lanzó su propia versión del programa, pero años más tarde y por lo pronto va a seguir con ello; las economías del sur de Europa tendrán serios problemas si lo terminan.

Sequía, lluvia, de nuevo esperamos ver un mercado muy sensitivo en cuanto a los pronósticos de tiempo de Brasil. Realmente es demasiado temprano para poder afirmar algo en cuanto a la cosecha 2018/19 en Brasil y muy prematuro pensar que la seca ya se va a acabar. Sin embargo, quién quiere adivinar para dónde va el precio, mejor darles seguimiento a los reportes de Somar y demás servicios meteorológicos. Serán breves los momentos quizás, pero puede ayudar a fijar un poco mejor el precio de venta.

CONAB publicó su tercera estimación de la cosecha de Brasil, bajando el volumen de 45.5 a 44.8 millones de sacos, 34.1 millones de arábigo y 10.7 millones de robusta. Aunque la nota de prensa salió relativamente temprano el jueves, el mercado no reaccionó y el precio siguió bajando. Las estimaciones de CONAB son muy conservadoras y consideradas poco confiables en el negocio de café.

El movimiento físico en el mercado de café ha aumentado un poco. Tradicionalmente los meses antes de navidad y el comienzo del invierno en el hemisferio norte son los más activos.

En Brasil los tostadores siguen muy activos en el mercado local, aumentando el precio y reduciendo el interés de los exportadores y productores en vender. Las exportaciones de julio-agosto han bajado casi 800 mil sacos en comparación con el año pasado.

Vietnam ha exportado 38% menos en agosto este año que en agosto 2016. Los inventarios se han acabado prácticamente. Se espera un retraso en la cosecha. Los productores mientras han vendido pimienta y frutas y no están muy urgidos de vender café para contar con efectivo.

Las exportaciones de Colombia en agosto están ligeramente debajo de las del año pasado, pero el total de los 11 meses de la cosecha es 9% más que en la temporada pasada. Falta para iniciar la cosecha principal, pero el tiempo es favorable y se espera una buena cosecha. Los diferenciales se han suavizado ligeramente, aumentando las ventas para los primeros embarques de cosecha nueva.

En Indonesia los exportadores están cortos y el mercado local sigue apretado y dominado por los tostadores. El limitado movimiento en las exportaciones fue interrumpido por una fiesta islámica.

En Honduras se espera de nuevo un aumento del volumen de cosecha, gracias al buen tiempo y a que entran más áreas renovadas en producción. Los compradores lo saben y no tienen prisa para comprar cosecha nueva.

Vistas: 304

Sobre

© 2017   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio