Progreso Network

Comentario, 5 de ago Jos Algra

Después de tocar la baja de 106 el jueves, el precio de Nueva York se recuperó ligeramente el viernes, para cerrar en 107.75. Seguimos rumbo a los 100 en esta montaña rusa. De nuevo se formó un doble pico en 113.4, con un piso de retracción en 106.9. El doble pico anterior tuvo como techo de 128.2 y un piso de 118.5. Una clara indicación de la tendencia a la baja. Doble picos indican que un aumento del precio se va a invertir en una baja. Ahora hay que esperar el doble piso, para que se invierta la tendencia bajista en una alcista.

La expectativa es que el piso se va a establecer cerca de los 100 centavos, antes de poder ver una recuperación del precio. Primero se va a tener que superar el promedio móvil de 20 días, que está en 110.4, y luego el de 100 días, que está en 118.6, ante de poder confirmar un verdadero cambio de la tendencia.

No se les olvide que septiembre expira este viernes (First Notice Day) y que se puede esperar más presión sobre el precio por las fijaciones.

Soportes: 106.9, 106, 100 y 93.5. Resistencias: 109, 110.4 113.4, 115.8, 118.5, 124.5 y 128.2

Los fondos siguen apostando a la baja y aumentaron su posición neta corta de futuros y opciones combinados aún más a cerca de 89 mil contratos. Esto equivale a 25 millones de sacos, un excedente mucho mayor que el pronóstico más optimista. ¿Cuándo se les va a reventar la cuerda? Lo sabremos pronto espero.

Los comerciales aumentaron sus posiciones cortas y largas con 2,736 respectivamente 2,544 contratos, indicando que tantos productores – exportadores como tostadores están fijado contratos a estos niveles. El interés abierto ha aumentado unos 30 mil contratos a cerca de 390 mil en la quincena. A mediados de mayo estaba a apenas 300 mil.

Brasil ha recolectado el 75% de su cosecha, según Safras & Mercado, 30 millones de arábigo y 15 millones de conilón (robusta). La cosecha de conilón ya prácticamente se ha concluido la de arábigo se va a finalizar en las próximas semanas. Las primeras lluvias ya han iniciado la floración para la cosecha que viene, un 20 % del área se estima. Ya comienza la especulación sobre la falta de lluvias de nuevo, pero las noticias son mixtas. Lo que sí es seguro es que en 2019 el volumen va a bajar. Las primeras estimaciones hablan de un 15%, que sobre 60 millones serían 9 millones o una baja a 51 millones de sacos, lo que sería insuficiente para cubrir la demanda interna (22 millones) y las exportaciones (31-33 millones).

Esto obligaría a los exportadores a guardar parte de la cosecha actual para la cosecha que viene, para satisfacer la demanda. Al contrario del resto de la región, Brasil no exporta todo en la misma cosecha, sino distribuye las ventas hasta sobre 3 año, según las condiciones del mercado.

Las exportaciones de julio se bajaron 425 mil sacos a 2.04 millones y los certificados de exportación bajaron 120 mil a 2.48 millones de sacos, según datos preliminares de Cecafé. Oferta y demanda están a 2-4 centavos de distancia, lo que reduce el nivel de las ventas. Brasil exportó 30,2 millones de sacos en 2017/18, contra 33 millones en la cosecha anterior.

Vietnam exportó en julio 130 mil toneladas, contra 156 mil en mayo y 110 mil en julio 2017. Las exportaciones acumuladas de los primeros 10 meses de la cosecha son 24.5 millones de sacos, 9% más que el año pasado.

La emigración del campo guatemalteco se está acelerando por el bajo precio del café, que no cubre los costos, y por la falta de perspectivas para muchas familias. El principal destino sigue siendo Estados Unidos, no obstante los esfuerzos del gobierno de Trump de frenar la inmigración ilegal.

Caravela Coffee publicó un estudio de los costos de producción en 6 países de América Latina. El costo en dólares por libra para café estándar más alto lo tiene Ecuador, con 1.91, y el más bajo Nicaragua con 1.05. Incluyendo la administración (una persona a tiempo completo ganando el salario mínimo), la mano de obra representa más del 70% de los costos y Nicaragua tiene el salario mínimo más bajo. El cálculo es para una finca de 3 hectáreas (lo que necesita una familia para vivir), con una producción de 25-30 sacos/ha y 15% en renovación. El costo de oportunidad de la tierra no se incluye en el análisis. Caravela está desarrollando una app para que los productores monitoreen sus costos.

Vean https://www.perfectdailygrind.com/2018/07/this-is-how-much-it-costs... https://www.perfectdailygrind.com/2018/05/la-importancia-en-la-tran... https://caravela.coffee/project/costos-de-produccion/

Vistas: 599

Respuestas a esta discusión

Por: Pedro Echavarría E   pechavarriaegmail.com

Los muy bajos precios de venta del grano de café, a niveles de pérdida, amenazan la producción en mayor grado que cualquier plaga o inclemencia climática. Como en la fábula de Esopo, está matando “La Gallina de los Huevos de Oro” que en este caso son los cultivadores de café. Esto se debe a la equivocada información de oferta y demanda que dan a los mercados diferentes instituciones, gobiernos, y analistas sin análisis serios que los fundamenten.

La Organización del café –ICO- y el Departamento Agrícola de los Estados Unidos –USDA-, entre otros, vienen suministrando una información que contiene proyecciones sobre-dimensionadas de cosechas y sub-estimación en los consumos, estos últimos fueron confirmados en 159 millones de sacos en 2016-17 y crecen un 1,9% anual por lo que se proyectan más de 162 millones en 2017-18. Esto lo comprueba las exportaciones netas y las variaciones de inventarios.

Esta des-información ha estimulado a los fondos especuladores a la venta de 126.800 contratos cortos a futuro (90.000 netos en julio 24- 20118), equivalente a 37 millones de sacos de 60 kilos, generando una violenta caída de los precios a valores inferiores a US$1,10 la libra, muy por debajo de los costos de producción generando gigantescas pérdidas y miseria a los cultivadores con el consecuentemente y muy grave deterioro de los cultivos.

La realidad es que producción de café viene siendo deficitaria para las últimas cuatro cosechas, incluida la actual 2017-18, y seguramente la proyección del promedio de las dos futuras. Así lo demuestran los casi inexistentes inventarios en los países productores y las continuas reducciones en los de los países importadores.

Las estadísticas y proyecciones de las mencionadas instituciones, así como de otros analistas tienen graves deficiencias al no considerar importaciones que ejecutan países productores para procesar y re-exportar o para disminuir costos de sus consumos internos, como tampoco contabiliza a China quien produce 2 millones de sacos de calidad arábiga e importa 4 millones de café robusta.

La cosecha 2017-18, fundamentada en exportaciones netas y juego de inventarios, fue realmente de 157 millones de sacos frente a consumos de 162,5 millones, con déficit de 5,5 millones.

Igualmente el USDA proyecta la próxima cosecha 2018-19 sobre-estimándola en 171 millones advirtiendo un superávit de 8 millones de sacos. Esta proyección considera una inexistente producción de 2 millones de sacos en Malasia y sobre-estima la de otros países. Previas estas correcciones, superiores a cuatro millones, se concluye una cosecha real de solo 167 millones. De otra parte el USDA subestima los consumos al afirmar 163 millones cuando la realidad serán 165,2 millones, lo que daría un mínimo superávit de 2,2 millones.

Además, falta ver que Brasil cumpla con el pronóstico de 60 millones de sacos en la actual cosecha 2018-19 y sobre la cual hasta julio 17 presenta un porcentaje menor de recolección del 5 % comparada con los promedios históricos, lo cual podría ser en realidad una menor cosecha efecto de la fuerte sequía en 2017.

Si se tiene en cuenta que el año siguiente 2019-20 se tiene cosecha bi-anual “baja” en Brasil, además con lluvias deficientes hasta ahora, el mercado mundial de café proyecta un gigantesco déficit de oferta para ese año sin ningún inventario para soportarlo. Este podría agravarse con inclemencias climáticas, cada día más frecuentes, como se vislumbra con las muy escazas lluvias en Centroamérica y el pronóstico del niño el año entrante en Asia donde Indonesia y Vietnam producen el 35% del total mundial y el 70% de las calidades Robusta o con las potenciales reducciones de productividad en las plantaciones por los malos mantenimientos y envejecimiento de estas.

La conclusión ampliamente fundamentada es que el mundo afrontará graves déficits de suministro de café en el presente y aún mayor en el futuro y los precios tendrán que incrementarse en el corto plazo. Igualmente estos incrementos de precios se soportaran por la obligada recompra de los contratos vendidos por los fondos para tomar “utilidades” al mismo tiempo que los tostadores compran su físico en un mercado estrecho de suministros. Es solo question de tiempo.

 

RSS

Sobre

© 2019   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio