Progreso Network

Comentario, 2 ene Jos Algra

El precio de Nueva York se ha recuperado un tanto la semana pasada, cerrando posición el viernes 29 de diciembre en 126.20, una ganancia de 5.8 puntos en la semana y 7.75 puntos en la quincena, desde los 118.45 el 12 de diciembre, cuando alcanzó el punto más bajo en 22 meses. El 28 de diciembre el gráfico diario dio una señal de compra y en el corto plazo la tendencia es alcista. Un primer objetivo podría ser los altos de fines de noviembre – principios de diciembre: 130-133. Sin embargo, parece dudoso que se esté iniciando un verdadero cambio de tendencia, rumbo a los 140 y 150. Una fluctuación del precio en la banda de 120--130+, como hemos tenido desde octubre 2017, parece más probable.

Soportes: 125, 119.5, 118.3 y 111. Resistencias:  128.3, 132, 133.75 y 137.7.

2017 trajo pocas cosas buenas para el productor de café en términos de precio, un año para olvidarse rápido. Las perspectivas para 2018 son inciertas, pero hay poco motivo para optimismo en este momento. La tendencia del precio en Nueva York es a la baja desde noviembre 2016 y cedió 10% en lo que va del año. La tendencia de las materias primas en general ha sido poco halagadora. El Equal Weight Continuous Commodity Index de Reuters, una canasta compuesta de 17 materias primas, terminó en prácticamente el mismo nivel que el año pasado.

El interés abierto ha aumentado a 255,194 contratos, otra vez con nuevos cortos de los fondos que ahora tienen una posición corta neta de 58,558 contratos, rompiendo récord semana tras semana con sus apuestas a la baja, según el Commitment of Traders Report del martes pasado. Juzgando por el precio desde el martes, la situación tienen que haber mejorado ligeramente al cerrar la semana y el año.

Los tostadores están cómodamente sentados al lado de inventarios de más de 30 millones de sacos en inventario en los países consumidores. Los stocks en Europa, Estados Unidos y Japón alcanzaron volúmenes récord en 2017.

El balance de oferta y demanda de robusta mejorará sustancialmente con la recuperación de la producción en Vietnam y Brasil. Todavía es posible que Brasil alcance un volumen récord de producción de 59-60 millones este año. Vietnam podría igualar su récord 30 millones de sacos esta cosecha. Colombia podría caer un poco debajo de los 14 millones de sacos por el mal tiempo. Indonesia terminará con entre 10 y 11 millones de sacos, pero las exportaciones siguen bajando por el crecimiento del consumo doméstico, aunque no se espera problemas de abasto de robusta, gracias al aumento de la producción en Vietnam y Brasil. Honduras se espera va a producir 7.7 millones de sacos, 5% más que la cosecha pasada.

Lo que ha ayudado el precio del café últimamente es el debilitamiento del dólar. El mercado financiero confía más en el euro ahora, por el continuo apoyo del banco central europeo ECB, cuando el banco central de Estados Unidos FED ha comenzado a desmantelar su programa de estímulos. Al otro lado las nuevas políticas fiscales de Estados Unidos han sido recibido con agrado por los mercados financieros, que han cerrado el año con buenas ganancias.

El intenso frío en Canadá y Estados Unidos con temperaturas de hasta -40 grados en ciertas partes, puede aumentar la demanda de café, ya que la gente acostumbra tomar más en estas condiciones para quitarse el frío. Al otro lado, los frentes fríos de origen polar si avanzan más pueden afectar la cosecha de café en México y Centroamérica, por bajar la temperatura a niveles a que los cortadores no están acostumbrados. Se habla de una baja hasta entre 2 y 5 grados en la madrugada.

Vistas: 221

Sobre

© 2018   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio