Progreso Network

Comentario, 1 de ago, Jos Algra

Tiempos enervantes esta semana. La bolsa de Nueva York se convirtió en una montaña rusa con subidas y bajadas extremas que nos hizo voltear el estómago. El precio subió 60 centavos en 15 días hasta 215.20, el nivel más alto desde octubre 2014, para luego caer con la misma violencia en cerrar el viernes en 179.55, una caída de 16.95 centavos en un solo día.

No hay que hacer mucho análisis para entender la causa de estos movimientos del precio: las heladas en Brasil. La helada del 20 de julio causó bastante daño, haciendo disparar el precio, pero la esperada para el 29 de julio no cuajó y se desplomó el precio. Pero la temporada de heladas no ha pasado todavía y en el pasado ha habido años con más de una helada. Además, la situación ya estaba muy tensa por la prolongada sequía que estresó las matas de café y el precio del mercado por igual.

En estas condiciones es imposible analizar la probabilidad si la tendencia es al alza o a la baja, igual el precio sube a 300 o se baja a 150 centavos.

Soportes: ¿?, 147.65, 141.5 y 124.5. Resistencias: 215.2, ¿?.

Hasta 23.15 centavos entre el alto y el bajo en un día, imposible manejar el riesgo del precio en estas condiciones extremas y mejor apartarse un poco mientras esto pase, para no salir afectado. Tenemos que regresar hasta junio-julio 1994 y mayo-junio 1997, para econtrar extremos de este tipo, con fluctuaciones de hasta 35 centavos en un día. 1994 por heladas en Brasil y 1997 por problemas de suministro y especulación excesiva.

Pero, alzas extremas duran muy poco tiempo, como se puede observar en el gráfico abajo. En 1997 el precio llegó hasta 318 cts/lb (277 cts/lb segunda posición), pero al día siguiente cayó 38.40 centavos y en 2 semanas ya había bajado a menos de 200 centavos. Aún después de la helada negra de 1975, cuando el precio llegó a un máximo de 340 cts/lb y la producción bajó 60% de un promedio de 23 millones de sacos a 9.3 millones (tardó 2 años), el precio bajó a menos de 200 en 2 meses.

Detrás de las alzas están heladas y sequías en Brasil y problemas con la oferta, pero los altos picos son productos de especulación. Con altos precios los compradores (comerciantes y tostadores) están a la espera hasta que se baje el precio y hay problemas de liquidez, por topar con sus límites en las líneas de crédito con los bancos. Las coberturas en la bolsa de Nueva York también van a demandar mucha liquidez, porque el margen inicial triplicó de 3 a 9 mil dólares por contrato.

Agregando al aumento del preció, el margen para coberturas en la bolsa, el aumento de las tarifas para transporte marítimo (de un promedio de 1,500 dólares por contenedor de 40 pies antes de COVID19 a 9,330 al 29 de julio) y las crecientes restricciones de los bancos, los comerciantes de café van a tener muchísimos problemas de liquidez.

Un levantamiento de los daños en las regiones afectadas arroja que 156 mil hectáreas han tenido daño parcial o total, 17% del área sembrada. En términos de volumen las estimaciones van de 4 hasta 7 millones de sacos, que posiblemente aumenta a 10 millones. Productores están valorando si van a aplicar una poda más severa a las plantas afectadas o una resiembra total, lo que bajará más la producción en 2022 y extenderá el impacto a 2 o más años.

Los acontecimientos en Brasil parecen tener un impacto también en los inventarios certificados de la bolsa de Nueva York. Brasil ha aumentado su participación de 0 a 1.15 millones de sacos actualmente, 53% del total de 2.17 millones. El 30 de julio por primera vez el volumen de café de Brasil ha bajado, con 4,225 sacos el viernes. Si los inventarios de Brasil son retirados por falta de oferta de origen, los inventarios certificados se pueden bajar a menos de la mitad, lo que sería un factor para el aumento del precio.

El precio de referencia en el mercado local de Colombia llegó el 26 de julio a su nivel más alto en la historia: 1,905,000 pesos por carga de 125 kilos (187 centavos de dólar por libra). Aún así se teme que van a haber muchos incumplimientos de contratos. Debido a los bloqueos las exportaciones alcanzaron 345 mil sacos en mayo (baja 61% comparado con 2020) y 890 mil en junio (baja 20%). Pero hay más, no se ha publicado datos de producción desde abril, que es un indicador que hay problemas y que no se va a alcanzar la meta de 14 millones de sacos.

En México y Centroamérica la cosecha ha concluido y la mayor parte del café ya se ha embarcado, pero en Perú se escucha que hay problemas y que en algunos casos los productores están retirando su café de la bodega de su organización, para venderlo al mejor postor en la calle. Los precios en el mercado local ya estaban muy altos, y con este mercado se dispararon hasta el equivalente de 220 cts/lb.  

Vistas: 520

Sobre

© 2021   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio