Progreso Network

Comentario, 14 de feb, Jos Algra

El precio de la bolsa de Nueva York sigue moviéndose en la misma banda, pero ahora contra el límite inferior de 121, cerrando el viernes en 121.15. El comportamiento del precio jueves 11 y viernes 12 de febrero indica una indecisión en cuanto al rumbo a tomar.

Detrás hay noticias sobre el incremento de las lluvias en Minas Gerais, Brasil, la semana pasada, el aumento de los inventarios certificados en Nueva York y la reducción del consumo por COVID-19, factores que afectan el precio. Del otro lado hay una baja en las exportaciones de Brasil y de Vietnam en enero y en la producción de ambos países este año, que dan soporte al precio.

Jueves 4 de febrero pareció que se había formado un hammer (martillo), que indica un cambio de tendencia en la escuela de candelas japonesas. Sin embargo, no se dio netamente en una racha bajista, sino en una serie de precios fluctuantes, le siguieron 2 días de doji, que indica indecisión, y hubo una señal de venta en esos días.

Lo bueno es que el soporte crítico de 120-121 ha aguantado y la tendencia a mediano plazo sigue ligeramente alcista, pero la posibilidad de recaer a 115 sigue latente. El precio va a tener que superar primero el eje de 125 para retomar la tendencia alcista en el corto plazo.

Este miércoles es el First Notice Day y cambiamos de posición marzo a mayo. Contratos contra marzo se tienen que fijar antes.

Soportes: 120-121, 118.8, 116.4, 115.6, 110.4 y 104.90. Resistencias: 125, 129.4, 131.8, 135.7 y 142.5.

Los inventarios certificados de la bolsa de Nueva York siguen subiendo y exclusivamente con café de Brasil. Hace 1 año había 2.18 millones de sacos en bodega, de los cuales 1.55 millones de Honduras y 975 de Brasil. Después de haber bajado a 1.10 millones en septiembre (el volumen más bajo desde enero 2000), hay ahora más de 1.7 millones de sacos certificados, de los cuales 800 mil de Honduras y 716 mil de Brasil. Parece que Brasil pronto va a rebasar a Honduras y va a influir más aún en la formación del precio en la bolsa de Nueva York.

La bolsa de Nueva York fue creada en 1881, para regular el precio en contra de la especulación. El café comercializado fue principalmente tipo Río y Brasil exportaba 2 tercios de su producción a Estados Unidos. Luego Santos sustituyó a Río como principal centro de café en Brasil y en 1928 a bolsa de Nueva York introdujo un nuevo contrato basado en Santos No. 4, que duró hasta 1986, cuando fue reemplazado por el contrato tipo C, que es el contrato actual.

El contratos C es de cafés suaves o lavados, originalmente de 18 países y los naturales de Brasil ya no se podían vender a la bolsa. Siempre se podía fijar el precio contra Nueva York, pero las transacciones en físico se tenían que hacer contra la bolsa de Santos. Hasta 2013 la bolsa volvió a aceptar café de Brasil en físico, bajo protesta de Colombia y Guatemala, pero solo café lavado y semi-lavado. El diferencial era -9, que fue ajustado luego a -6 y el precio resultaba poco atractivo para exportadores de Brasil.

En septiembre del año pasado cambió la situación. La combinación de la devaluación del real ante el dólar y una cosecha récord con mucho café que cumple con los requisitos de la bolsa, hizo que exportadores empezaran a vender café a la bolsa de Nueva York. Se estima que Brasil produjo entre 6 y 10 millones de sacos de cafés lavados y semi-lavados esta cosecha. Algunos opinan que en el futuro Brasil podría invertir en aumentar la producción de estos cafés de manera significativa, con que aumentaría la competencia con los productores de cafés suaves.

Las exportaciones de Brasil en enero bajaron a 3.15 millones de sacos contra 4.26 millones en diciembre. La diferencia es lo que Colombia exporta en promedio por mes. La baja parece responder a la reducción del flujo de café y a las perspectivas de una fuerte caida del volumen en la temporada 2021/22. El promedio de los pronósticos es 53.9 millones contra 65.8 millones en 2020/21.

Dependerá de los inventarios finales de la temporada si Brasil tendrá suficiente café para abastecer la demanda. El consumo doméstico quedará estancado entre 22 y 23 millones de sacos se estima, debido a los efectos de la pandemia. Las exportaciones promedian 38 millones de sacos en los últimos 4 años, pero el volumen ha subido unos 5 millones cada año, de 30.9 millones de sacos en 2017 a 44.5 millones en 2020.

Las exportaciones de Vietnam en enero alcanzaron 2.7 millones de sacos, contra 2.32 millones en diciembre, según aduana. Anteriormente la Oficina General de Estadísticas había publicado una estimación de solo 2 millones de sacos. El acumulado de la cosecha de octubre a enero son 7.7 millones, 13% menos que la cosecha pasada.

La reducción se debe a una combinación de factores: La cosecha se retrazó por unos huracanes y exceso de lluvia a finales de 2020. Los bajos precios reducen el ánimo de los productores de vender. Hay una escasez de contenedores por impacto de COVID-19 en el comercio a nivel mundial. En este momento todo el país está paralizado por las festividades de año nuevo y por el cierre de muchos servicios por el coronavirus.

Ahora que se ha terminado de cosechar prácticamente, se está creando un consenso que la producción total es de alrededor de 28 millones de sacos, 10% menos que la cosecha pasada. Hubo una escasez de lluvias en época de floración, debido al impacto de La Niña.

Colombia produjo 13.9 millones de sacos en 2020, contra 14.8 millones en 2019. En enero se produjo 1.1 millones de sacos y se exportó más o menos el mismo volumen.

El IHCAFE ajustó su pronóstico para esta cosecha en Honduras de 6.3 a 5.6 millones de sacos. Los daños causados por los huracanes Eta e Iota siguen causando problemas para el traslado del café a las plantas de procesamiento. Las excesivas lluvias han causado enfermedades en las plantas. Las medidas impuestas para combatir el coronavirus afectan la mano de obra. Las exportaciones van muy lentas, pero se espera que van a acelarar en la segunda mitad de febrero.

Según una encuesta de Reuters entre analistas y comerciantes de café, hay un excedente de un promedio de 8 millones de sacos en la cosecha 2020/21. Con la baja de la cosecha en Brasil y la recuperación del consumo este año, se espera un déficit de 7.8 millones en 2021/22.

Citigroup aumentó su perspectiva de precio de 121 a 129 centavos, por esperar una recuperación del consumo en la segunda mitad del año.

Las ventas de café en Estados Unidos bajaron en 2020 debido a la pandemia, pero menos que de otras bebidas, según un estudio de Euromonitor presentado en la convención anual de la Asociación Nacional de Café NCA. Las ventas en los canales minoristas (retail) aumentaron algo, pero el consumo en hotelería y oficinas (foodservice) bajó un 30% en volumen; este segmento de mercado representa como 10 de los 36 mil millones de litros que se consumen anualmente en Estados Unidos (cifras de antes de la pandemia, en 2019).

Las cadenas de cafeterías en Inglaterra, país con mayor cantidad de cafeterías en Europa, van a tardar hasta 2024 para recuperarse del impacto de COVID-19. Las cadenas especializadas de marcas como Starbucks y Costa Coffee perdieron 2 mil millones de libras esterlinas en ventas en 2020.

Luckin Coffee, la cadena de cafeterías que estaba desplazando a Starbucks en China, ha solicitado su bancarrota en Estados Unidos, para protegerse contra los acreedores. La cadena ha estado envuelta en escándalos desde hace más de un año, por publicar datos inflados de sus ventas, para pintar mejor en el mercado financiero.

Vistas: 470

Sobre

© 2021   Creada por Rodolfo Carmona.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio